Un nuevo impago eleva a 297 millones la deuda del Govern con las farmacias

El sector garantiza el suministro de medicamentos pese al nuevo incumplimiento

En la imagen, una protesta de los farmacéuticos contra los impagos de la Generalitat
En la imagen, una protesta de los farmacéuticos contra los impagos de la Generalitat

Las farmacias catalanas continuarán siendo las principales víctimas del colapso financiero que atraviesa la Generalitat. Pese a que el concierto firmado por la Generalitat y las boticas establecía que ayer, día 5 de abril, se tenía que hacer efectivo el pago de las recetas dispensadas durante el mes de febrero (la factura que asciende a 103,5 millone), el Servei Català de la Salut ( CatSalut) informó al Consejo de Colegios farmacéuticos de Cataluña de la imposibilidad de realizarlo.

Tras este nuevo impago, el tercero en tres meses, la deuda de la Generalitat con las farmacias catalanas asciende a 297,7 millones de euros. En esta cifra están incluidos también los 94,7 millones equivalentes a los medicamentos dispensados en noviembre de 2012 y los cuatro millones correspondientes a diciembre.

El Colegio de Farmacéuticos de Cataluña recordó en un comunicado que los retrasos ponen en grave peligro de suficiencia financiera a las farmacias, ya que muchas se encuentran al límite de la disposición de sus pólizas, hecho que también afecta a las empresas proveedoras y entorpece el abastecimiento de medicamentos.

De hecho, y según datos de la institución farmacéutica, catorce de las 3.100 boticas que hay en Cataluña se han visto obligadas a cerrar o han presentado concurso de acreedores y otras muchas podrían adoptar la misma medida en los próximos meses si no se salda la deuda con CatSalut.

Suministro garantizado

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, Jordi de Dalmases, ha asegurado en los últimos meses que los farmacéuticos catalanes no dejarán de suministrar a los usuarios aquellos medicamentos recetados por la sanidad pública, que son aquellos que no cobran. «Atenderemos a todo el mundo», dijo.

Ante este nuevo impago, el departamento de Salut, liderado por Boi Ruiz, aseguró estar «trabajando para pagar lo antes posible», a la espera de recibir del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) los 560 millones pendientes del año pasado.

El 12 de marzo de este año, el sector farmacéutico catalán, que ocupa a 100.000 profesionales y representa el 5,6 por ciento del PIB de Cataluña, decidió impulsar medidas de presión para conseguir cobrar la deuda de la Generalitat. Pese a que los farmacéuticos descartaron un nuevo cierre patronal, acordaron por mayoría recurrir a la vía judicial para que la Generalitat se haga cargo de los intereses de las demoras.

Los farmacéuticos, que se manifestaron el pasado 21 de marzo en la plaza de Sant Jaume, ante el Palau de la Generalitat, también recogen firmas en las oficinas de farmacia para pedir al Parlament que dé prioridad al pago de los medicamentos dispensados.

Según el Colegio de Farmacéuticos , aparte de las citadas catorce farmacias que han cerrado o presentado concurso de acreedores porque no pueden subsistir por los reiterados impagos, otras boticas han empezado a plantearse también cerrar sus puertas por una situación que califican de «insostenible».

Por su parte, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, mantiene abierta una segunda actuación de oficio, tras la que abrió el año pasado, por los impagos a las farmacias para determinar si ello «pone en riesgo la atención a los usuarios» y deja sin suministro de fármacos a los pacientes, aseguró la entidad.

Cataluña recorta 672 millones en fármacos

Desde 2012, tras las medidas acordadas por el Gobierno y la Generalitat para reducir la factura farmacéutica, el ejecutivo catalán ha recortado el gasto en medicamentos en 672 millones de euros, según responde el conseller de Salud, Boí Ruiz, a una pregunta parlamentaria del PP. El Servei Català de la Salut, encargado de subvencionar los medicamentos, gastó 1.951 millones de euros en 2012, un 26 por ciento menos que en el ejercicio anterior. El recorte se focalizó, sobre todo, en los medicamentos dispensados en las farmacias.