Un seguimiento desigual y una manifestación modesta marcan la huelga universidad

La huelga de universidades y Educación Secundaria convocada para hoy en Cataluña ha tenido un seguimiento desigual, según las universidades, pero con mayor incidencia en las facultades de Letras o Humanidades, y ha culminado con una manifestación de poco más de mil personas en el centro de Barcelona. Según la Secretaría de Universidades de la Generalitat, la mayor incidencia académica del paro se ha reflejado en siete centros del campus del Poblenou y de la Ciutadella de la UPF, con algunas clases suspendidas.

También se han suspendido las clases en dos facultades del campus de Humanidades del Raval de la UB y ha tenido un seguimiento parcial en las facultades de Filosofía y Matemáticas, en el edificio histórico de la plaza Universitat y en Farmacia (campus Diagonal).

En la Universidad Autónoma la huelga ha sido respaldada de forma desigual por la mañana, pero ha sido importante el seguimiento en las facultades de Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas y Sociología, Ciencias de la Educación, Psicología y Filosofía y Letras.

Hacia las 10:30 horas, un grupo de una veintena de encapuchados ha causado daños, con mazas y hachas, a la oficina de Trabajo Campus de la UAB, un servicio dedicado a la inserción laboral, en el que se encontraban varios trabajadores en ese momento, y que la dirección de este centro vincula con la jornada de huelga, informa la UAB.

En las universidades Politécnica de Cataluña, Girona y Rovira i Virgili (Tarragona) la normalidad ha sido la tónica general, mientras que en la de Lleida se han suspendido las clases en la Facultad de Letras y han aparecido varios edificios con las puertas selladas con silicona, según datos de la Generalitat.

Un poco más de un millar de estudiantes universitarios y de secundaria han participado en la manifestación que se ha realizado por el centro de Barcelona en protesta por el proyecto de implantar el denominado modelo "3+2"(tres años de grado más dos de máster).

La manifestación, convocada por el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), ha estado encabezada por una pancarta con el lema "Los estudiantes recuperamos el futuro. Paremos el 3+2", junto a los rostros del ministro de Educación, José Ignacio Wert, y de la consellera Irene Rigau rodeados por un símbolo de prohibición.

Antes de iniciarse la marcha en la plaza de la Universidad de Barcelona, la portavoz del SEPC, Tura Tusell, ha valorado positivamente el seguimiento de la convocatoria de huelga y ha asegurado que muchos decanos de facultades han parado las clases tras negociar con representantes del sindicato sobre el motivo del paro.

Los estudiantes de los institutos y las universidades catalanas estaban llamados hoy a hacer huelga contra el decreto 3+2, que introduce grados de tres años y masters de dos, un modelo que, según los estudiantes, provoca la elitización de la universidad, ya que encarece el precio final de los estudios y restringe el acceso a los estudiantes con menos poder adquisitivo.

En la manifestación, que ha transcurrido desde la plaza Universitat hasta el campus de Ciutadella de la UPF, donde ha finalizado, se han coreado lemas como "No, no, no a la privatización"y "Ya está aquí el movimiento estudiantil".

Un grupo de trabajadores de Movistar se ha añadido a la protesta estudiantil y, al llegar a la tienda de Telefónica en el Portal de l'Àngel, han lanzado globos llenos de pintura que han impactado en la fachada.

La marcha se ha convertido, a su paso por las calles Pelai, Rambles y Fontanella, en una oportunidad para decenas de turistas para hacerse autofotos con la protesta de fondo, como si se tratara de una muestra turística más de la ciudad.