Alicia y Sofía llevan el reinado de las Fallas de 2016 a comisiones modestas

Alicia Moreno es de la falla Doctor Álvaro López-Sant Joan de Dèu, y Sofía Soler, de General Asensio

Alicia, junto a su hermana y su madre, sostienen el ordenador a través del cual se comunica su padre desde Colombia
Alicia, junto a su hermana y su madre, sostienen el ordenador a través del cual se comunica su padre desde Colombia

Alicia Moreno, de la falla Doctor Álvaro López-Sant Joan de Dèu, y Sofía Soler, de General Asensio-M.Solferri, serán respectivamente las nuevas fallera mayor y fallera mayor infantil de Valencia. Así lo dio a conocer el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, en el tradicional acto de llamada telefónica a las afortunadas, celebrado en el hemiciclo municipal para dar lectura del veredicto de la Junta Central Fallera y del jurado que elige a las reinas anuales de las fiestas patronales de Valencia. Moreno, de 30 años y que trabaja en el departamento de «marketing» de una tienda deportiva, y Soler, de 11, tomarán así el relevo, en una ceremonia que acogerá hoy el Ayuntamiento, de los cargos que han desempeñado durante el último año Estefanía López y María Donderis.

Este ha sido el primer año que Ribó levanta el teléfono para hacer la llamada más esperada en el mundo fallero, algo que confesó, le producía una especial emoción y que provocó que se equivocara en el orden de apertura de sobres.

Los nervios actuaron

También los nervios le jugaron una mala pasada a Alicia quien, en casa y rodeada de los suyos, aseguraba que la elección le iba a «cambiar la vida 360 grados». Veinte minutos después de conocerse que representará a las Fallas de 2016, aún seguía temblando y así, embargada por la emoción, confesó que no pudo coger el teléfono al alcalde en el primer intento y que tuvo que esperar a la rellamada para escuchar del alcalde las palabras: «¿Sabes quién soy?».

«He estado tranquila todo el día porque pensaba que no iba a salir», relataba ante los numerosos medios de comunicación que se dieron cita en el salón de su casa. Sobre la mesa de este, un ordenador abierto en el que se podía ver, vía Skype, a un exultante padre que, por motivos laborables se encontraba en Colombia.

La pequeña Sofía, que quiere ser médico pediatra de mayor, tampoco podía ocultar su emoción. Decía estar «muy contenta de representar a las Fallas y a los niñas y niños falleros», algo que dijo, espera hacer bien y para lo que cuenta con el apoyo de su Corte de Honor.

Sofía, a la que se le resiste el valenciano, contó a los medios que: «tuve que salirme al balcón cuando me llamó Ribó porque no oía nada con los gritos».

A la pregunta de por qué creía que el jurado la había elegido declaró que porque «soy simpática, me sé comportar y juego cuando toca, y cuando no toca, no. Este año nos lo pasaremos genial».

También reconoció que ser la primera Fallera Mayor Infantil de Valencia que sale de su comisión «es un orgullo» que ha puesto contentísimos a todos sus amigos y compañeros.