Aplazan tres meses el desahucio de una mujer con dos hijos menores en Elche

El desahucio de la ilicitana Guadalupe Herrerías y sus dos hijos menores, previsto para hoy, ha sido aplazado hasta el próximo 10 de diciembre, una prórroga durante la cual se intentará conseguir una vivienda o alquiler social para esta familia.

Guadalupe, acompañada de la edil del grupo no adscrito del Ayuntamiento de Elche, Cristina Martínez, se ha dirigido a la Ciudad de la Justicia para lograr el aplazamiento del desahucio, que finalmente se le ha concedido.

Paralelamente, más de doscientas personas, según la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), se habían concentrado a las puertas del domicilio de Guadalupe en el barrio ilicitano de El Pla, para mostrar su apoyo y evitar el desahucio, al grito de "Todos somos Lupe", "De casa de Lupe no nos moverán"o "Sí se puede".

Además, una veintena de ellas ha pasado la noche en casa de Guadalupe.

Tras la notificación del aplazamiento, Guadalupe ha agradecido, ya a las puertas de su domicilio y muy emocionada, el apoyo recibido por los ciudadanos y miembros del PAH de toda la provincia de Alicante y Murcia, quienes la han vitoreado y abrazado por la noticia.

Se trata del segundo aplazamiento logrado por Guadalupe, una mujer de 43 años, divorciada, en paro y con dos hijos de 14 años, uno de ellos con una minusvalía. Sin embargo, según ella, ya no hay más prórrogas judiciales posibles.

El pasado 15 de abril, la PAH logró paralizar una anterior orden de desahucio, pero la prórroga de suspensión de dos años demandada entonces le fue denegada por haber pedido en su día el préstamo hipotecario a una financiera, ahora disuelta en un fondo 'buitre', y no a una entidad bancaria. En la actualidad, la deuda supera los 100.000 euros.

Todos los presentes se han trasladado posteriormente a las puertas del consistorio para exigir a la alcaldesa de la ciudad, Mercedes Alonso, "el cumplimiento del acuerdo del pleno ordinario de julio en el que se votó por mayoría, con la abstención del gobierno local (PP), una moción para la creación de un parque de viviendas sociales para familias en situación de desahucio", según la PAH.

"No podemos seguir así", ha declarado Guadalupe, quien tiene ahora un plazo de tres meses para lograr la vivienda social que ya ha reclamado en diversas ocasiones, "aunque la tenga que rehabilitar"o negociar con la financiera un alquiler social de su propia vivienda, ha añadido.

En el Ayuntamiento, después de impedirles la entrada a varios miembros para hablar con el equipo de gobierno, éstos han solicitado a través de una nota introducida por debajo de la puerta una reunión para abordar el tema de la vivienda social, que finalmente ha tenido lugar con la concejal María Dolores Serna, sin encontrar soluciones.

Al término del encuentro, desde la PAH han asegurado que el consistorio alega no disponer de viviendas sociales.

"Tenían la voluntad de convencernos de que hacían lo que podían, pero eso no resuelve los problemas de familias que se encuentran al borde de desahucio. Que las busquen", han manifestado fuentes de esta plataforma.

Por su parte, la edil popular ha remarcado que el consistorio ilicitano es "sensible"a las necesidades de la PAH y a este caso concreto, pero ha dejado claro que actualmente no cuentan con viviendas sociales, por lo que seguirán con la misma línea que hasta ahora, ayudar a quien lo necesite en el trámite de gestiones jurídicas o el traslado de problemas a los bancos.

Asimismo, ha asegurado que existen competencias que no son municipales.