Barberá, dispuesta a colaborar con la Justicia, no prevé recurrir si es imputada por el caso Nóos

La respuesta de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a la petición del juez instructor del caso Nóos, José Castro, a Les Corts Valencianes para que certifiquen su condición de diputada, fue inmediata. Apenas un par de horas después de conocerse la noticia, la primera edil mostraba su voluntad de ponerse a disposición de la Justicia. Dijo que está tranquila y serena, porque ni decidió, ni acordó, ni aprobó nada en relación a los contratos suscritos con el Instituto que presidía Iñaki Urdangarin. «Lo hizo una Fundación (Turismo Valencia) de carácter privado, como he dicho siempre».

No obstante, matizó que el juez solo ha pedido que se les informe de si ella y el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, ostentan en la actualidad el acta de diputados de esta institución. «Es decir, no estoy imputada. Lo digo porque ya hay algún titular que dice: 'previa a la imputación' (...) Yo ante esta situación, lo único que puedo decir es que estoy a disposición de la Justicia, como he estado siempre». Tal es su interés por defenderse que, pese a no haber hablado aún con su abogado y pese a que el propio auto dice incluso que cabe recurso, no tiene intención de recurrir.

Igual de colaborador con la Justicia se muestra el Consell. Ayer, su vicepresidente, José Císcar, defendía la legalidad de los contratos suscritos con el Instituto investigado, pues «están bien administrativamente, según ha reconocido un informe de la Abogacía de la Generalitat». De hecho, recordó que la Generalitat se ha personado por lo vía civil en la causa para «reclamar hasta el ultimo céntimo de euro que se haya podido desviar».