Camps niega que ordenara contratar con Orange y dice que eso ya se investigó

El expresidente afirma que la izquierda le usa ahora para tapar el escándalo de la ministra y Villarejo.

Francisco Camps repasa el auto con su abogado, Pablo Delgado, minutos antes de atender a los medios de comunicación en el despacho del letrado

El expresidente afirma que la izquierda le usa ahora para tapar el escándalo de la ministra y Villarejo.

El expresidente de la Generalitat, Francisco Camps, negó ayer que diera ninguna instrucción a ningún cargo de la Generalitat durante la etapa que estuvo al frente, para que se contratara a Orange Market.

Camps hizo estas declaraciones poco después de conocerse el auto de la Audiencia Nacional en el que se acuerda volver a investigar la pieza cinco de la trama Gürtel para tratar de averiguar quién dio las órdenes a Dora Ibars, entonces directora general de Promoción Institucional, para que contratara con Orange Market la elaboración de la Guía de la Comunicación del año 2004 y de un pen drive que iba a ser un regalo institucional, así como de la adjudicación del 'stand' de Fitur de 2009.

La pieza cinco conocida como «de los contratos de Orange Market con la Generalitat» ya estaba totalmente instruida y a la espera de fecha para su juicio.

La Audiencia accede a la petición del Ministerio Fiscal que considera que de las revelaciones en las declaraciones de los imputados durante el juicio de las piezas 1 y 2 de Gürtel «se podría desprender que la contratación directa de Orange Market por la Administración valenciana era por decisión de las primeras autoridades y el montaje del 'stand' de Fitur podía ser una forma de retribuir a esa sociedad por trabajos realizados realmente para el PP de la Comunitat que estaban pendientes de cobro». La Fiscalía se refiere a las declaraciones que en ese sentido hizo Ricardo Costa en la Audiencia.

Camps negó ayer todos estos extremos y dijo que él no dio órdenes a nadie de contratar nada, y que ese asunto ya se vio en el TSJ valenciano «cuando el juez Flors citó a declarar en dos días a treinta altos cargos de la Generalitat y todos ellos reiteraron que nunca recibieron una indicación mía».

El expresidente aludió al cambio en las declaraciones de Costa «al asesoramiento del despacho del exjuez Garzón, y a su relación con Álvaro Pérez 'el bigotes', que desveló Pablo Crespo».

Explicó que «cuando la izquierda tiene algún problema siempre ponen a Camps encima de la mesa» y añadió que «cuando supe de las grabaciones de la comida de Villarejo y la ministra Delgado, dije: algo me va a caer esta semana».

Camps recordó que «esto ya pasó por el TSJ y el tribunal decidió a petición de la Fiscalía y de la acusación del PSOE, investigarme sólo por los trajes, de lo que luego fui absuelto por el jurado y luego por el Supremo».

Se mostró convencido de que todas las adjudicaciones «son correctas, y las validó en su totalidad, porque estoy convencido que, como todos ellos han ido diciendo, se hizo todo bajo el imperio de la Ley».

La división en piezas que hizo el Tribunal Superior

Camps explicó que el Tribunal Superior de Justicia decidió en la Gürtel valenciana «hacer la división en piezas, cuya matriz era el juez Garzón», y decidió que las distintas causas «fueran estancas y lo ratificó el Supremo». Y aludió a la seguridad jurídica para criticar a la Fiscalía por tratar de conectarlas: «nadie ha dicho que haya conexión, en todo caso es una elucubración de la Fiscalía», y añadió que «conforme me van archivando causas o absolviendo buscan la forma de meterme en otras».