Actualidad

Destroza retrovisores, lo graba, lo sube a Instagram y le pillan

El autor de los actos vandálicos se presentó a la mañana siguiente en comisaría con sus padres

El autor de los actos vandálicos se presentó a la mañana siguiente en comisaría con sus padres

Publicidad

Cometer un delito, grabarlo y subirlo a las redes sociales es el nuevo vandalismo 3.0. Pero las consecuencias son las mismas, con la salvedad de que las pruebas las aporta el propio acusado.

Esto es lo que ocurrió el pasado fin de semana en Puerto de Sagunto, una pequeña localidad cercana a Valencia, cuando un par de jóvenes salieron de fiesta y decidieron pagarla con la propiedad ajena.

Era la madrugada del viernes a sábado y ambos, con evidentes síntomas de embriaguez, paseaban entre la avenida del Mediterráneo y la Camp de Morvedre, cuando, sin motivo aparente, comenzaron a dar patadas entre risas a los retrovisores de los vehículos estacionados. Uno grababa y el otro pateaba, y todo ello acabó en su cuenta de Instagram, desde donde se difundió a otras plataformas, lo que permitió a los usuarios identificar a los delincuentes.

Y tal fue el revuelo, que al joven protagonista del vídeo no le quedó otra que personarse con sus padres el sábado por la mañana en comisaría.

Publicidad