El bisnieto de Hemingway, con el fotógrafo Canito, en la «mascletà»

El fotógrafo taurino Francisco Cano, Canito, con un bisnieto del escritor Ernest Hemingway, Michael
El fotógrafo taurino Francisco Cano, Canito, con un bisnieto del escritor Ernest Hemingway, Michael

El fotógrafo taurino Francisco Cano, Canito, ha compartido hoy con un bisnieto del escritor Ernest Hemingway, Michael, las “comidas y borracheras” de juventud que el fotógrafo compartió con Ernest Hemingway en Málaga y Pamplona.

El encuentro, que se ha producido durante la “mascletà” de la plaza del Ayuntamiento de Valencia, ha sido “emocionante y fantástico”, ha declarado Michael Hemingway, quien ha reconocido que ha sido un honor hablar con Cano, al que se ha referido como el “dios de los toros”, informa Efe

Francisco Cano ha llegado a llorar en este encuentro, porque le ha recordado a su amigo Ernest Hemingway, y ha asegurado: “Por las noches todavía lo recuerdo porque es una de esas amistades que no se olvidan nunca, más vale un amigo que un pariente”.

“Le hice muchas fotos a Hemingway y muchas las he regalado”, ha asegurado Cano, quien en su casa conserva una foto de gran tamaño abrazado al escritor en la calle Estafeta de Pamplona.

Cano le ha contado al bisnieto de Hemingway todas las comidas que se hacían en Pamplona en Casa Salvador y que por las mañanas, después del encierro, iban a tomar café en la Plaza Castillo.

Después de la conversación que han mantenido, la organización del encuentro les ha regalado un blusón fallero, y ninguno de los dos ha dudado en vestirse con él; incluso Cano le ha puesto a Michael Hemingway esta prenda típica fallera con el pañuelo incluido.

El fotógrafo ha comentado que a Hemingway “le gustaba todo” de España y le ha contado al bisnieto del escritor las borracheras de ambos, el vino que bebían y la petaca con vodka que siempre llevaba el premio nobel de literatura de 1954.

Canito ha reconocido que la primera vez que bebió de esa petaca no le gustó, porque era una bebida muy fuerte, “pero a la tercera ya” se aficionó.

El bisnieto del escritor ha asegurado que Valencia es una ciudad “preciosa”, “como todas las de España” que conoce, porque ha vivido un año en Málaga, de la que ha afirmado que le gusta mucho el mar y las personas porque son muy “amigables”.

Como a su bisabuelo, también le gustan los toros de Pamplona y la lectura, pero ha afirmado que era la primera vez y el primer día que vivía las Fallas.

De Ernest Hemingway le han contado que tenía una personalidad muy peculiar y que necesitaba ser el mejor en todo: “Si iban a pescar, siempre quería conseguir el pescado más grande”, ha afirmado.

“Llevar el apellido de Hemingway es pesado y difícil, porque a la gente le doy una impresión de importancia. Pero yo soy Michael y no Ernest y, aunque conozco sus libros y su escritura, no soy Ernest”, ha manifestado el bisnieto del escritor. EFE