El comercio valenciano propone que se debata sobre la desregularización de las rebajas

Cecoval apuesta por que los empresarios del sector reflexionen sobre la problemática a fin de satisfacer las necesidades de todos los implicados

Clientes a la hora de la apertura de unos grandes almacenes el primer día de rebajas de este año
Clientes a la hora de la apertura de unos grandes almacenes el primer día de rebajas de este año

La Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano (Cecoval) afronta este inicio de 2016 con gran optimismo y favorables expectativas en lo que se refiere al período de rebajas, ya que prevén un aumento del gasto medio por persona, lo cual implica un claro incremento en las ventas en un cinco por ciento más que el pasado año.

Las Navidades, que conforman casi la cuarta parte del volumen anual de las ventas, cumplieron las perspectivas iniciales (que se situaban en el seis por ciento de subida), por lo que todo parece indicar una leve recuperación que reafirma el cambio de tendencia desde los inicios de la crisis.

La presidenta de Cecoval, Isabel Cosme, señaló al respecto que para el sector este balón de oxígeno supone un voto de confianza con respecto al porvenir.

Cabe destacar el incremento en la seguridad en el consumidor, que cerró 2015 con datos históricos, lo que alienta de manera considerable las visitas a los comercios.

Sin embargo, desde la liberalización de las rebajas en el año 2012 estas han perdido impacto al no coincidir el inicio el mismo día en todos los establecimientos, lo que genera cierta confusión.

Aun así, la mayoría de los comerciantes de proximidad, al igual que algunas cadenas importantes, iniciaron los descuentos una vez concluida la campaña navideña, el siete de enero.

Por ello Cosme propone que los empresarios del sector reflexionen sobre la problemática e incorporen un camino guiado por el diálogo y el consenso para satisfacer las varias necesidades que requiera esta actividad.

«En determinadas ocasiones, la desregularización de las rebajas no logra las exigencias marcadas tanto por el comercio como por el consumidor», explicó Isabel.

Durante 2015, el comercio minorista sumó 42.075 puestos de trabajo en el país, 29.701 de los cuales se crearon en el mes de diciembre, convirtiéndose así en un ámbito decisivo la economía y uno de los motores de generación de empleo estable.

Asimismo, a partir del 31 de diciembre de 2015, los trabajadores del sector del comercio minorista sumaron la cifra de 1.849.804 personas, configurando el diez por ciento del PIB de la nación y el 11,3 por ciento del autonómico, colocando a los autónomos muy cerca del 26 por ciento de toda la economía española.

No son ellos, somos nosotros

Los precios más atractivos terminan en nueve, 99 o 95. Sin embargo, una cifra es más convincente, cuando el dígito de la izquierda varía. Un céntimo de diferencia es irrelevante, pero si ese céntimo hace que un dos pase a ser un 1,99, todo cambia. Esto es debido a que nuestro cerebro solo se queda con la magnitud percibida en el primer número.