El cumplimiento del déficit se aleja con un 1,3 % hasta octubre

El conseller de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues
El conseller de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues

El propio conseller de Hacienda y Administración Pública lo ha venido advirtiendo a lo largo de los últimos meses. Es muy complicado cumplir con el techo de déficit establecido en el 1,6 por ciento para este año. Con los datos del Ministerio de Hacienda que se conocieron ayer, esta afirmación se vuelve aún más real, puesto que la Comunitat presentó hasta el pasado mes de octubre un exceso de gasto del 1,35 por ciento, lo cual implica que para cumplir con la norma solo se tendrían que gastar 250 millones de euros en los últimos dos meses del año, algo del todo imposible.

Las subidas de impuestos anunciadas el pasado mes de agosto -sucesiones y donaciones y transmisiones patrimoniales- han tenido un efecto recaudatorio muy pequeño, y los ajustes en empresas públicas son lo que está permitiendo que la Generalitat, más o menos, se aproxime al tope establecido.

No somos los peores

En todo caso, la región valenciana no es la que se encuentra en una situación más delicada, ni muchísimo menos. Murcia es, sin lugar a dudas, la que presenta un dato más preocupante, con un -2,05 por ciento, y le sigue Cataluña con un -1,6 por ciento.

En cuanto al resto de regiones, todas incumplen el déficit exigido, excepto La Rioja. Según los datos del Ministerio, las Comunidades Autónomas registraron un déficit en términos de contabilidad nacional de 11.489 millones de euros, el 1,12 por ciento del PIB nacional, dato coherente con el objetivo de estabilidad fijado para el conjunto del año.

Desde el Ministerio de Hacienda se ha advertido ya en diversas ocasiones que aquellas autonomías que no cumplan con el déficit exigido (que además se les flexibilizó, porque en un principio era aún más estricto, con un 1,3 por ciento) tendrán que someterse a un control más férreo por parte del Gobierno y, seguramente, a nuevas medidas de ajuste.

Lo que todavía no se sabe es si para 2014 las regiones más endeudadas podrán contar con un plan de pago a proveedores o un Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que es lo que hasta ahora ha permitido que la Comunitat Valenciana fuera haciendo frente a sus obligaciones de pago.

El conseller Moragues anunció ayer que la Generalitat habrá pagado 166,76 millones a los ayuntamientos de la Comunitat al cierre del ejercicio 2013 gracias a estos instrumentos de financiación del Estado.

En esta cantidad se incluyen 66,7 millones destinados a 166 entidades locales de la Comunitat valenciana en la primera fase del Plan de Pago a Proveedores en 2013 o Plan de Lucha contra la Morosidad del Gobierno central, que se abonaron durante el mes de diciembre.

A su vez, hay que añadir 53,5 millones de euros que a través del sobrante del FLA 2013, la Generalitat abonará a los ayuntamientos entre hoy y el próximo jueves. Además, el Consell pagará también en estos días un total de 561 millones correspondientes al sobrante del FLA. Con este dinero se devengarán 60.432 facturas de los ámbitos de sanidad, educación y bienestar social.