El IBI a los comercios deja 10,8 millones más

Valencia aumentó este tributo el año pasado. Las grandes superficies recurrieron al Jurado Tributario y aún esperan la respuesta

Más de 150 negocios presentaron recursos a la medida aprobado por el Gobierno de Joan Ribó
Más de 150 negocios presentaron recursos a la medida aprobado por el Gobierno de Joan Ribó

Valencia aumentó este tributo el año pasado. Las grandes superficies recurrieron al Jurado Tributario y aún esperan la respuesta

La ciudad de Valencia recaudó durante el año pasado 10,8 millones de euros más gracias a la subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a los comercios cuyo valor catastral superara los 250.000 euros. La medida fue aprobada en diciembre de 2015 por el Gobierno de Joan Ribó, aunque no fue hasta abril del año pasado, momento en que empezaron a liquidar el tributo, cuando se desató la polémica. Aunque en un principio se esperaba recaudar 16 millones más, finalmente la cantidad fue bastante menor.

Cabe recordar que El Corte Inglés, una de las grandes superficies más afectadas por este incremento tributario dada la superficie que ocupa, recurrió la medida al Jurado Tributario en abril del año pasado, sin que por ahora se haya producido ninguna respuesta. En caso de que esta no satisfaga a la gran superficie, la cadena recurrirá a la vía contencioso-administrativa, según las fuentes consultadas.

Pero la subida de la tasa no afecta solamente a los grandes comercios, sino también a los más pequeños. De hecho, más de 5.000 negocios tuvieron que pagar hasta un 40 por ciento más por este tributo durante el año pasado y, por supuesto, lo harán este ejercicio, justo ahora, durante el mes de abril, cuando empiezan las liquidaciones.

Más de 150 negocios presentaron recursos a esta subida aprobada por el Gobierno de Joan Ribó, con la oposición del PP y de sus socios de Gobierno, los socialistas. Estos últimos, tras mantener diversas reuniones con los comerciantes del centro histórico, presentaron una moción en la Junta de Gobierno el pasado mes de septiembre para que el listón se subiera a los 350.000 euros de valor catastral, de forma que los negocios más pequeños quedarían exentos del recargo. La propuesta fue rechazada por los otros dos socios de Gobierno, Compromís y València en Comú. Del mismo modo, el PP también intentó aumentar la barrera de los negocios afectados por el incremento, aunque obviamente la propuesta fue rechazada.

Desde los pequeños comercios, la presidenta de la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano (Cecoval), Isabel Cosme, señaló en su momento que no entiende que hayan hecho «justo lo contrario» de lo que pidió el sector, desde el cual reclamaron al Consistorio que se bonificara el IBI a los comercios, que están creando riqueza y puestos de trabajo».

Ribó intentó compensar la subida de tipos a los comercios con unas líneas de subvenciones directas a los locales con un valor catastral entre los 250.000 y los 350.000 euros, en la línea que defendían los socialistas ante sus socios de gobierno. La propuesta fue gestada por el PSPV y ofrecida a sus socios como una solución de consenso tras la brecha que se había originado en el tripartito por la diferencia de opiniones. Supone una inyección presupuestaria para la Concejalía de Comercio, en manos de Compromís.