El pleno de Castellón acuerda el cese de la vicealcaldesa Ali Brancal

El pleno del Ayuntamiento de Castellón ha acordado aplicar el Código de Buen Gobierno a la vicealcaldesa, Ali Brancal (Compromís) con los 12 votos a favor de PP y Ciudadanos, los 7 votos en contra de Castelló en Moviment y Compromís y la abstención de PSPV-PSOE lo que conlleva el cese en sus funciones.

Brancal fue citada a declarar por el Juzgado de Instrucción número 2 de Castellón como investigada después de una querella presentada por el PP municipal que le acusa de los delitos de malversación y falsedad y el pleno debía determinar hoy sobre la aplicación del Código de Buen Gobierno.

Desde la imputación de Brancal, el PP había pedido en reiteradas ocasiones su cese e incluso había instado a la alcaldesa, Amparo Marco ha ordenar ese cese al considerar que era ella la que tenía potestad para ello.

La abstención del grupo municipal socialista ha sido determinante para que la sesión plenaria acordara el cese de la vicealcaldesa, quien siempre ha defendido que no iba a dimitir “por una querella mentirosa del PP” y por considerar que el Código de Buen Gobierno hacía referencia al término “imputación formal”, un extremo que -defendían desde Compromís- no se producía en el caso de Brancal.

El concejal socialista Rafa Simó ha explicado la abstención de su grupo y ha dicho que su intervención ha sido “una de las más duras personalmente”.

Simó ha asegurado que su grupo “ha repensado mucho” su decisión y ha lamentado llegar a esta situación, pero ha dicho que la finalidad del Código de Buen Gobierno es “salvaguardar la imagen del Ayuntamiento” y “no lo estamos consiguiendo” por lo que ha asegurado que el debate “no es jurídico, sino político y una cuestión de coherencia, ejemplaridad y credibilidad”.

El representante socialista ha reconocido que con este Código “nos hemos pasado de frenada”, pero ahora, tras la investigación de Brancal, “agarrarse a un tema nominativo no es suficiente para bajar el listón ético que siempre hemos pedido al PP y que nunca ha cumplido”.

Desde Castelló en Moviment, Ana Peñalver ha dicho que el Código Ético “no es una locura” tal y como han dicho que afirman PP y PSOE “en las comisiones y despachos cuando no hay cámaras delante”, pero ha agregado que “no se puede formar el mismo más allá a no ser que tengas otros objetivos”.

Forzar el Código de Buen Gobierno, ha añadido, “podría llevar esa estrategia a la ciudad y que acabe siendo ingobernable” ante un “bombardeo de querellas” ante “cualquiera que vea peligrar su chiringuito”.

El portavoz de Compromís, Ignasi Garcia ha apelado una vez más, como ya había hecho en las últimas semanas, a “la responsabilidad de todos los grupos porque el precedente de todo esto puede ser muy peligroso” y ha asegurado que “el acuerdo del Grao es lo mejor que le ha pasado a la ciudad de Castellón y se ha de reeditar”.

El edil del PP Vicent Sales ha denunciado el “doble rasero” de Compromís cuando pedían la dimisión del exalcalde Alfonso Bataller y cuando ahora Brancal está en la misma situación no actuan en consecuencia, pese a que “se corresponde al 100 % con lo que dice el Código”.

Sales ha criticado “la cobardía de la vicealcaldesa y la complicidad de la alcaldesa” y ha recordado que “los mismos partidos que hoy votarán no son los mismos que impulsaron la modificación del código de Buen Gobierno”.

Por último Vicente Vidal, portavoz de Ciudadanos, ha deseado suerte en el proceso judicial a Brancal y ha mostrado su deseo de que le vaya bien y vuelva “a esta casa que es la suya por la puerta grande”, pero ha pedido a Compromís que recordara que cuando Bataller fue investigado “les preocupaba la imagen que daba el alcalde” y se ha preguntado “qué ha cambiado ahora”.