El PP aprueba y el PSPV se atribuye los méritos

El PSPV se atribuyó las medidas de cambio de la policía con el fin de «regenerar y modernizar» la Policía Local de Valencia que ya aprobó el gobierno de Rita Barberá el pasado mes de diciembre con un presupuesto de 500.000 euros.

Por aquel entonces, el grupo del PP anunció cambios y mejoras de la uniformidad entre las que destacaba volver al «histórico color azul oscuro» para evitar que los agentes fuesen reconocidos entre la multitud rápidamente y que esto restara eficacia a su acción. Un cambio que la regidora de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, se otorgó ayer delante de los medios.

La edil socialista, achacó que la utilización del color amarillo había sido «un capricho» del anterior edil, Miguel Domínguez, con el apoyo de Juan Cotino por «una mera cuestión estética». Según Gómez, su intención es dignificar el trabajo de los Cuerpos de seguridad de la ciudad de Valencia dotándolos de los medios necesarios y que calificaba de «obsoletos e insuficientes».

La compra de nuevos chalecos antibalas o la mejora del parque móvil introduciendo nuevos vehículos, también fueron medidas adoptadas bajo el mando de Domínguez y que Gómez anunció asegurando que se había producido «una mala gestión por parte de la anterior delegación».

Por otra parte, también anunció la convocatoria de nuevas oposiciones de forma gradual para renovar el equipo humano de la Policía Local, ya que «después de más de ocho años sin ofertar plazas, ninguno de los agentes actuales tiene una edad menor de los 30 años» recalcó.

Vía libre a los «gorrillas»

Preguntada sobre los «gorrillas», Sandra Gómez aseguró que ejercen su labor «de forma alegal, que no ilegal» y que la responsabilidad del Ayuntamiento es dar respuestas sociales y no coercitivas a este colectivo en riesgo de exclusión social.

Su propuesta es situarlas en puntos como la playa de la Malvarrosa o la Alameda donde hay mayor vigilancia policial. De esta forma ofrecerán un servicio desde el ayuntamiento para ayudar a los ciudadanos a encontrar un sitio para aparcar.