El PP valenciano considera una afrenta que se sitúe Vox detrás de ellos en el hemiciclo

Rubén Dalmau dejará su escaño en Les Corts porque así lo exige el código ético de Podemos, pero no lo hará igual su socia de coalición Rosa Pérez, de Esquerra Unida, que lo mantendrá

Los diputados decidieron, por fin, el reparto de escaños y despachos
Los diputados decidieron, por fin, el reparto de escaños y despachos

Rubén Dalmau dejará su escaño en Les Corts porque así lo exige el código ético de Podemos, pero no lo hará igual su socia de coalición Rosa Pérez, de Esquerra Unida, que lo mantendrá.

Los grupos de Les Corts Valencianes acordaron ayer, por fin, la distribución de escaños y de despachos, el asunto en el que han puesto más empeño los grupos parlamentarios, después del «reparto de sillones» del Consell.

Así, el grupo Unides Podem se quedará en el «gallinero» del hemiciclo después de que aparentemente haya desaparecido la imperiosa necesidad de tener escaños detrás de la bancada del Ejecutivo.

Este cambio de la noche a la mañana hace pensar que el reparto de los escaños también se incluyó en las largas negociaciones para configurar el Botànic II, si bien tanto PSPV como Podem dijeron en su día que se estaba hablando de «políticas» y no de «sillones».

Por su parte, Vox se sitúa en la «extrema derecha, como siempre decís», bromeó ante la prensa la síndica Ana Vega, que añadió que «aquí no nos quiere nadie». Los diez diputados de Vox estarán en la última fila del hemiciclo, a la derecha, detrás de las bancadas del PP. A los «populares» les ha sentado muy mal que les situarán a los diputados de Vox tras ellos «porque se rompe la simetría parlamentaria». Según esta novedosa teoría explicada por la síndica adjunta, Elena Bastidas, si el principal partido del Gobierno tiene todas las filas de escaños de la esquina izquierda del hemiciclo, «por simetría», el PP debería tener su esquina derecha también con todas las filas ocupadas por «populares» por lo que consideran que ponerles a los diputados de Vox detrás es provocación.

Aparte de estos menesteres domésticos, los síndicos decidieron aplazar el pleno de elección de senadores territoriales para el día 26 de junio, y de este modo no hacerlo coincidir con las fiestas de Les Fogueres.

Este será el último pleno y sus señorías descansarán hasta septiembre, pese a que Toni Cantó (Cs) pidió un pleno antes de vacaciones «para hablar de política» algo a lo que se opuso el PSPV.

Por otra parte, el PP quiso destacar en la rueda de prensa posterior a la Junta que entre los dos socios de Unides Podem acumulaban 19 inmuebles a su nombre, y se preguntó si desde la formación morada pedirían la expropiación de alguno de ellos.