El PP denuncia que la Generalitat deja a Castellón sin banco de sangre y el Consell promete cinco depósitos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La coordinadora de Acción Social del PP de Castellón, Elena Vicente-Ruiz afirmó ayer que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, «deja a Castellón sin banco de sangre mientras invierte dinero público en su propia empresa». Acusó al jefe del Ejecutivo valenciano de invertir «140.000 euros en rescatar su propia empresa, Carns de Morella», mientras se ahorra «50.000 euros con el cierre del banco de sangre», poniendo en «riesgo la vida de los castellonenses».

Para la portavoz del PP, «ha llegado un momento en que el empeño de desmantelar la Sanidad de la provincia «se les ha ido de las manos». Aseguró que la consellera Carmen Montón pretende «condenar a los castellonenses a ser valencianos de segunda». Para ello, ha dicho, «primero rechazó la compra del acelerador lineal del Hospital Provincial y obligó a que lo cofinanciase la Diputación; luego negó a los trabajadores de Consorcio el presupuesto necesario para pagar sus sueldos y su paga extra; también se ha empeñado en eliminar de Castellón el Centro de Información y Coordinación de Emergencias y llevárselo a Valencia, y ahora cierra el almacén del Centro de Transfusiones de la provincia de Castellón para llevárselo a Valencia».

No obstante, el secretario provincial de Sanidad del PSPV-PSOE de Castellón, Miguel Alcalde, aseguró que el Consell no solo no va a cerrar este centro, sino que además va a reforzar cinco depósitos de sangre, en concreto, uno en cada centro sanitario de la provincia: Vinaròs, la Plana, la Magdalena, el General y el centro privado Jaime I en la capital.

«Este mayor servicio permitirá que cada centro sanitario tenga un departamento de sangre para suministrase sin depender del Hospital General de Castellón, que mantiene las unidades fijas y móviles», defendió el socialista.