El PP quiere reformar el Estatut pese a su dudosa constitucionalidad

Zapatero priorizó la inversión en Cataluña a pesar de la sentencia del TC

Jorge Bellver es el encargado del PP para defender la reforma estatutaria
Jorge Bellver es el encargado del PP para defender la reforma estatutaria

El PP valenciano pretende materializar la nueva reforma del Estatut pese a saber que la disposición adicional que vincula las inversiones del Estado al volumen de la población regional, puede tener difícil encaje constitucional.

De hecho, la disposición valenciana no es sino una copia de la disposición adicional tercera del Estatuto catalán que vincula dichas inversiones a la participación de Cataluña en el Producto Interior Bruto (PIB) nacional.

Dicha disposición quedó sin efecto por la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que vino a decir que no era inconstitucional, siempre y cuando no se aplicara jamás.

De todas formas, la sensibilidad demostrada por el Tribunal para no ordenar la retirada de la disposición del texto estatutario (ya había declarado inconstitucional catorce artículos), ha posibilitado que todos los años se invoque su validez olvidando el tamiz que supuso la sentencia 31/2010.

Así, desde el PP valenciano recuerdan que Zapatero priorizó las inversiones en Cataluña pese a saber que la cláusula adicional tercera no le obligaba a nada. Aún así, el Gobierno central decidió conceder inversiones a Cataluña que rondaban el 18,6 por ciento del volumen total, ajustando ésta a la pretensión catalana del PIB.

Por ello, el viceportavoz del PP en Les Corts Valencianes, Jorge Bellver, que es uno de los tres diputados elegidos para defender la reforma estatutaria valenciana en el Congreso de los Diputados, explicó que la intención de su grupo es que esta reforma se apruebe, aunque el Constitucional, años más tarde, la deje sin validez. No descarta que otro gobierno, como en su día hizo el de Zapatero, vuelva a priorizar las inversiones en infraestructuras en aquellos territorios cuyos estatutos recojan la citada cláusula y que hoy por hoy son Cataluña, Andalucía y Aragón.

El PP valenciano es consciente de que fue el PP nacional quien interpuso el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto catalán, pero también de que un Gobierno hizo caso omiso a la puerta que le abrió de par en par la sentencia para no cumplir la exigencia.

Así que, por lo que pueda pasar en un futuro, y más después de las próximas elecciones generales, los populares valencianos tratan de cerrar cualquier resquicio por el que nuevamente se puedan escapar inversiones de la Comunitat Valenciana.

Bellver considera que cualquier excusa para priorizar inversiones en otros territorios no haría sino hacer más grande la brecha de la infrafinanciación valenciana, reivindicación histórica de los gobiernos de la Generalitat, que ya ha sido admitida por representantes del Ejecutivo central, como el ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, en su última visita a la Comunitat.

La celeridad con que se acometió la reforma del Estatut valenciano y el hecho de ser la primera a la que se dio curso, hizo que el texto estatutario no pudiera incluir disposiciones que sí incorporaron reformas posteriores de otros estatutos. Por ello, el valenciano pretende ser reformado por segunda vez para que ninguna región pueda obtener ventajas que queden vetadas a la Comunitat por un Estatut más timorato.