El TSJ insta a la Conselleria de Educación a que devuelva el concierto a La Purísima de Alzira

Con este centro ya son cinco las instituciones educativas que a través de la vía judicial le han ganado el pulso a Marzà

La dirigente del PP en la Comunitat, Isabel Bonig, junto al presidente de los populares alicantinos, José Císcar, en un encuentro con los representantes de las AMPAS en Torrevieja

El Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) dictaminó ayer el mantenimiento provisional del concierto de Bachillerato del Colegio La Purísima Hermanas Franciscanas de la Inmaculada de Alzira.

Con este centro ya son cinco las instituciones educativas que a través de la vía judicial han ganado el pulso a la Conselleria de Educación que en el pasado mes de abril publicó la retirada de 31 unidades concertadas de 1º de Bachillerato.

Tras analizar los intereses en conflicto y los argumentos expuestos por ambas partes, la Sala ha concluido que «lo predominante es el interés y los derechos de los alumnos». De esta manera, los 28 estudiantes del colegio de Alzira afectados por la resolución de Conselleria recuperan la línea inicialmente denegada.

Con todo, la resolución no es definitiva. Cabe recordar que la renovación del concierto se trata de una medida provisional hasta que el TSJ se pronuncie sobre el fondo del pleito y decida si el decreto de la Conselleria es ajustado a Derecho.

El proceso podría extenderse hasta dos años por lo que el centro se verá obligado a depositar, a modo de garantía, un importe equivalente a la financiación recibida por parte de la Administración para el mantenimiento de la unidad restablecida durante los dos próximos cursos.

En la misma delicada tesitura se hallan el colegio Domus, La Purísima Franciscanas, La Salle de Alcoy y el Saint Patrick School de Bétera, a quienes Conselleria solicita una gravosa cantidad, «inviable» en ciertos casos (en torno al millón de euros), para la recuperación de sus respectivos conciertos.

La trascendencia del asunto ha hecho que el derecho de los padres a la libre elección de centro fuera ayer eje central de debate en el encuentro mantenido en Torrevieja entre el presidente de los populares alicantinos, José Císcar, junto a la dirigente del PP en la Comunitat, Isabel Bonig, y los representantes de las AMPAS.

El presidente alicantino señaló que “cuando alguien gobierna desde la ideología y no pensando en el interés general se generan problemas donde antes no los había” refiriéndose a la política del conseller de Educación, Vicent Marzà. “No se puede no concertar porque haya plazas libres en colegios públicos porque la concertada también es educación pública y los perjuicios que están causando a los padres son muy grandes” concluyó Císcar.

En relación a otra de las cuestiones que más preocupa a la comunidad educativa, el decreto de plurilingüismo, Bonig demandó al Consell que cumpla con el auto del TSJCV respecto a la suspensión de la normativa lingüística, alegando que la Comunitat “no puede acabar como Cataluña: en insumisión total e incumplimiento de la Ley”.

“En un Estado de Derecho todos estamos sometidos al imperio de las sentencias, por muy president o vicepresidenta que se sea”, añadió la popular en alusión a Ximo Puig y a Mónica Oltra. “La política del PSPV y Compromís está llevando el caos a la educación valenciana”.

A escasas semanas de que arranque el cada vez más cercano curso escolar, padres y madres todavía desconocen cuál será la normativa lingüística de los centros. Un problema que urge conforme avanzan las semanas y que Bonig atribuye a la pasividad y el silencio administrativo por parte del Consell. “No ha hecho nada hasta ahora para cumplir con el auto del TSJCV. La matriculación se ha hecho y no se están dando órdenes claras sobre cómo actuar ni a los centros, ni al profesorado, ni a los padres ni al alumnado”. Lo que se suma al “lío” de las concertadas.