El TSJ multa y prohíbe la venta del cupón de los discapacitados

Respalda una resolución de la Generalitat valenciana de finales de 2009

La OID nació en Cantabria como asociación de minusválidos
La OID nació en Cantabria como asociación de minusválidos

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia ha declarado inadmisible un recurso presentado en su día por la Organización Impulsora de Discapacitados (OID) contra la resolución de la Generalitat que sancionaba a la organización con un multa de 150.000 euros y ordenaba cesar la venta de cupones. Dicha sanción viene motivada por la infracción de la Ley del Juego de la Comunitat Valenciana.

La sentencia del Tribunal Superior rechaza que haya habido indefensión de la entidad multada ante los tribunales.

La OID mantiene una competencia con la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) por la venta de un cupón de características similares al de dicha organización de invidentes.

Según señala la página web de la OID, la Organización Impulsora de Discapacitados es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, que lucha por la integración del colectivo de discapacitados en España, tanto discapacitados físicos, psíquicos, como sensoriales. Su constitución se inicia en el año 1989, en la comunidad autónoma de Cantabria y concretamente en la ciudad de Torrelavega, cuando un grupo de personas discapacitadas, al haberse sentido engañados por la organización de ciegos tras el cierre de Prodiecu, decidieron crear la Asociación de Minusválidos de Cantabria. Esta asociación fue acogiendo cada vez a más afiliados y trabajadores, de este modo se extendió a Castilla la Mancha y Castilla León. Más tarde, en el año 1994, se dio un paso decisivo en la joven historia de la entidad al unificar todos los proyectos hasta entonces logrados en uno solo: la Organización Impulsora de Discapacitados (OID).

También en su web denuncian «la sinrazón del monopolio de la ONCE (...) que nos denuncia en todos los juzgados de España».