El valenciano da más puntos para una beca en el extranjero que el inglés

La Diputación de Valencia prima el dominio del valenciano sobre el idioma del país de formación

LA RAZÓN. El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, junto al diputado de Proyectos Europeos, Bartolomé Nofuentes
LA RAZÓN. El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, junto al diputado de Proyectos Europeos, Bartolomé Nofuentes

La Diputación de Valencia prima el dominio del valenciano sobre el idioma del país de formación

La Junta de Gobierno de la Diputación de Valencia aprobó la pasada semana las bases de una convocatoria de becas en el extranjero para post graduados. Con la oposición de Ciudadanos y del PP, se dio el visto bueno a esta oferta de ayudas económicas en las que se da una importancia fundamental al dominio del valenciano, a pesar de que las becas, no se realizan en el ámbito de la Comunitat Valenciana y que entre los requisitos exigidos para ser beneficiarios no se recoge la obligatoriedad de acreditar la posesión de títulos de valenciano.

Según las condiciones publicadas, tener el certificado del «Grau Mitjà» de valenciano da ocho puntos mientras, frente a los cinco puntos que se conceden por tener el nivel C1 del idioma requerido en el idioma de destino. Así mismo, el «Grau Superior» suma diez puntos, lo mismo que el nivel C2 de la lengua del país donde se van a realizar las prácticas.

Las bases indican que el conocimiento del valenciano nunca podrá suponer más de un diez por ciento de la valoración total o lo que es lo mismo, simplemente no se pueden sumar todos los títulos de valenciano acreditados.

Sin embargo, sí se limitan los puntos que puedan obtenerse por finalizar másteres o doctorados. Cada máster valdrá 2,5 puntos con un máximo de cinco puntos o el máximo por otras titulaciones extra será de 8,5 puntos. Así la formación complementaria nunca podrá suponer más del 15 por ciento de la nota.

Con estas bases, se puede dar la circunstancia de que un joven que tenga un nivel C1 del idioma extranjero (5 puntos) y un máster (2,5 puntos) quede por detrás de uno que únicamente tenga el «Grau Mitjà» de valenciano (8 puntos) y tenga el nivel B2 del idioma de destino, requisito imprescindible para acceder a la beca pero no puntuable.

Además, en el caso del valenciano recoge la posibilidad de que el certificado de «conocimientos orales» dé dos puntos, una opción que no se contempla en el resto de idiomas.

El expediente académico representará el 20 por ciento de la puntuación, los conocimientos de otros idiomas de la Unión Europea otro 20 por ciento, aunque solo se otorgan cinco puntos por tener un C2 (nivel más alto) y hasta 35 puntos según la situación económica familiar.

La beca tendrá una duración de cinco meses y consta de un bolsa de ayuda para el viaje de ida y vuelta de hasta 500 euros y una dotación económica mensual de 1.500 euros.

El presupuesto previsto para estas becas de formación asciende a 208.000 euros y las bases indican que los trabajos de prácticas se realizarán preferiblemente en organismos públicos. En total, este programa dará un total de 26 becas.