En la Comunitat es donde se registran más robos en viviendas

Además, es la tercera en la que más asaltos quedan impunes

Desde el año 2007 el número de asaltos se ha incrementado en un 73 por ciento y se ha duplicado el uso de la violencia o la intimidación en estas acciones
Desde el año 2007 el número de asaltos se ha incrementado en un 73 por ciento y se ha duplicado el uso de la violencia o la intimidación en estas acciones

Valencia- Las viviendas de la Comunitat Valenciana son las que sufren más robos. Así se desprende de los datos facilitados en el Balance de la Criminalidad del Ministerio del Interior, en el que se tienen en cuenta los 26 millones de viviendas de todo el país. A la Comunitat le siguen Baleares y Murcia y en el otro extremo de la clasificación se sitúan Asturias, Extremadura y Castilla y León.

En cuanto a la resolución de los robos, la región valenciana es la tercera Comunidad española donde más asaltos quedan impunes, tan solo superada por Madrid y La Rioja, mientras que Canarias, Asturias y Cantabria son las regiones en las que la policía resolvió un mayor número de casos.

Las cifras son rotundas. Desde el inicio de la crisis, más de tres millones de viviendas han sido asaltadas en España. Ésta es la principal conclusión del Estudio sobre el robo de viviendas realizado por Línea Directa, en el que se analizan los datos oficiales de robo en los hogares españoles de los últimos seis años y la opinión de 1.500 propietarios de viviendas de toda la geografía nacional.

Los datos hablan por sí solos. Desde 2007, el número de asaltos se ha incrementado en un 73 por ciento y se ha duplicado el uso de la violencia o la intimidación durante estas acciones.

Fruto de ello, más del 90 por ciento de los propietarios encuestados cree necesario endurecer el Código Penal para combatir este tipo de delitos, que prevé penas de cárcel de hasta cinco años por robar en una vivienda.

Además, casi el 40 por ciento de las víctimas considera poco o nada útil denunciarlos a la Policía, y casi el 45 por ciento suspenden el trabajo realizado por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado durante la investigación. De hecho, según datos del propio Ministerio del Interior, aunque el número de detenidos por robar en viviendas se ha incrementado en un 123 por ciento desde 2007. Sólo el once por ciento de los casos registrados durante el pasado año acabó esclareciéndose.

El robo más habitual se produce en viviendas unifamiliares (tipo chalés), en fin de semana y a plena luz del día. Los métodos más usados son: forzar las ventanas (40 por ciento), extraer el bombín de la cerradura (19,2 por ciento) o el llamado del «resbalón» (14 por ciento), que consiste en abrir la puerta utilizando una radiografía o una tarjeta de crédito.

El coste no es pequeño. Según datos de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras) el coste medio de los robos en viviendas durante el pasado año alcanzó los 732€, una cifra nada desdeñable en tiempos de crisis.