Fabra pide un pacto contra la corrupción

La RazónLa Razón

Llegado el turno de preguntas, tuvo que afrontar los problemas que estos mismos días afectan a la Comunitat Valenciana. Fabra se presentó en la capital bajo la sombra de la condena a cuatro años de cárcel al ex presidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, y ante la plana mayor de su partido, que le arropó en su conferencia, el líder valenciano sentenció que «cosas como ésta nos deben hacer reflexionar para evitar que se pongan en entredicho el buen nombre de las instituciones y de los partidos políticos». También defendió que las sentencias se acatan «gusten más o menos» y recordó que Carlos Fabra ya no ocupa ningún cargo político ni orgánico dentro del PP.

El presidente valenciano reconoció que «nos corresponde admitir que hay cosas que pudimos hacer mal», pero también sacó pecho por su contundencia, «inflexibilidad» en sus palabras, contra las conductas impropias, lo que ha hecho que «ningún imputado» esté en primera línea del partido o del Gobierno. En el Parlamento regional hay ocho diputados del PP imputados o procesados.

A la pregunta de si quiere ser candidato a la Presidencia de la Generalitat en las elecciones de 2015 fue categórico «por supuesto, pero es una decisión que deberá tomar el partido en su momento. Me siento absolutamente respaldado por mi Gobierno y por mi partido, lo que me da fuerzas para seguir tomando decisiones difíciles con la satisfacción de seguir trabajando por mis conciudadanos y por pertenecer a un gran partido y a un gran proyecto.

Otra de las cuestiones planteadas fue si pensaba mantener la decisión de cerrar RTVV. Aunque no respondió con un «no», de sus palabras se pudo deducir que así será. Insistió en que ha sido una decisión muy complicada con gran repercusión social, pero totalmente necesaria para el mantenimiento de los servicios públicos. Mostró su contrariedad en que aquellos que en su momento se negaron a aceptar la oferta y que dijeron no al ERE sean los que hoy defiendan planteamientos «a los que nosotros hicimos en su momento». Presionado sobre si cree que podrá ganar unas elecciones sin televisión, dijo que sí, que se pueden ganar o perder.

Finalmente, respondió a su visión del PP nacional para señalar que España se encuentra en una época complicada como resultado de una fuerte crisis y con la necesidad de adoptar decisiones impopulares sin pensar en la conveniencia electoral partidista, sino en el beneficio colectivo. «Tan complicadas que tanto al presidente Rajoy como a mi nos han poblado las canas».