Fco. Javier Bruna: «El plan de choque hará aumentar el número de quejas de los pacientes»

Las protestas en materia sanitaria se centran en los últimos años en las consecuencias de los recortes en el sistema público. ¿Pero acaban estas quejas en denuncias formales?

-Sí hemos notado un incremento en los tiempos de diagnósticos, especialmente en casos de cáncer, una enfermedad que, como todos sabemos, si se coge a tiempo, tiene muchas más posibilidades de curación. Pero cada vez, sobre todo en este último año, nos llegan más denuncias de retrasos en la realización de las pruebas protocolarias. Entendemos que esto se debe a que se ha producido un recorte. Se hacen menos y tardan más.

-¿Qué responsabilidad tiene el paciente? ¿Denuncia lo que debe?

-Hoy en día el médico aún tiene un poder fáctico y sobre todo moral, de cara al paciente. La palabra del médico cuenta. La gente confía mucho en ellos.

-¿Qué motivaciones hay tras las denuncias?

-De los casos que nos llegan, apenas llegamos a tramitar una tercera parte. No llevamos adelante una denuncia si no está del todo clara y, por regla general, con un informe médico que nos diga que hay caso. Y es que muchas veces se confunde daño con negligencia. Daño normalmente siempre existe, pero no siempre se da una negligencia. En ocasiones, pese a haberse hecho bien las cosas, el paciente fallece. Muchas veces, el enfermo solo quiere que se le atienda como se merece, con cariño. Por ejemplo, no solemos tener denuncias contra pediatras, porque son especialmente atentos con los niños. En cambio, sí registramos muchas quejas contra ginecólogos y traumatólogos. La mayoría de los clientes que denuncian una negligencia médica no buscan dinero, buscan justicia.

-¿Y qué es lo que frena a un paciente que, sabiendo que tiene razón, decide finalmente no pasar por el Juzgado?

-También se ha notado mucho el descenso en el número de gente que denuncia debido a las costas. Se habla mucho de la ley de Tasas de Gallardón. Es verdad que no es nada favorable para los abogados, pero la ley que aprobó en el año 2011 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho más daño. Ni con Franco teníamos esto. Por primera vez en la historia de España, si un paciente pierde un pleito contra la Administración, encima, tiene que pagar las costas, y eso puede llegar a arruinar a una familia, como se ha dado algún caso. Tal ha sido la repercusión de esta norma que, debido a ella, las denuncias han bajado hasta un treinta por ciento. En el ámbito de las negligencias, las tasas de Gallardón no afectan tanto, porque el demandante sabe de antemano lo que va a tener que pagar.

-En este ámbito, ¿es también lenta la Justicia?

-La rapidez de las sentencias depende del Juzgado y de lo trabajador que sea el juez.

-El Gobierno habla de eliminar la figura de los Defensores del Pueblo autonómicos. ¿El paciente estará más indefenso sin Síndic de Greuges?

-A nosotros no nos sirven de nada. Es papel mojado. Como la actuación de los Colegios de Médicos, que es muy corporativista. Nunca he visto que sancionen a uno de los suyos. El que funciona muy bien es el de Odontólogos. Si ven que hay mala praxis, lo denuncian.

-La Conselleria de Sanidad ha recuperado el plan de choque para reducir la lista de espera quirúrgica. ¿Debería extenderse esta iniciativa a otras áreas de la sanidad?

-No soy muy partidario del plan de choque, porque es pan para hoy y hambre para mañana. Y además, en las épocas en las que hemos tenido plan de choque ha habido denuncias a 'mansalva' porque se cometen más errores, muchos más que en la sanidad pública. A mí, como paciente, me dan a elegir entre un hospital privado y esperar un poco más, si no es mucho más, y hacerlo en uno público, y elijo sin dudarlo esta última opción.

-¿Qué fallos debería corregir el sistema en cuanto al personal sanitario se refiere?

-El sistemas de guardias y los horarios de los médicos y enfermeras. Los turnos están mal organizados de base, pues se deja la decisión en manos del personal, que sigue exclusivamente criterios económicos.

-En términos globales, ¿qué nivel de calidad asistencial le pondrían a la sanidad valenciana?

-Según los datos que manejan los Colegios de Enfermería, tenemos el «privilegio» de ser los últimos en cuanto a calidad de la asistencia sanitaria.

-¿Afecta a esta calidad el modelo de gestión? Es decir, ¿se denuncia más, por ejemplo, a los hospitales del «Modelo Alzira» que a los públicos?

-Hemos tenido muchos casos de negligencia que nos llegaban del hospital de La Ribera. En especial, los relativos a las altas anticipadas.

-¿Temen que los nuevos centros que se prevé abrir el próximo año se dirijan mediante este modelo?

-Nosotros no entramos en cuestiones políticas. Toda opción tiene sus pros y sus contras. Lo más importante es que la asistencia que se dé al paciente sea de calidad.