Grau desmiente a su mujer y dice que no tiene constancia de que le devolvieran el donativo en dos billetes de 500

Asegura que nunca se presionó a los asesores para que contribuyeran a la campaña

El exvicealcalde de Valencia, Afonso Grau, a su salida de la Ciudad de la Justicia

El ex vicealcalde de Valencia y uno de los acusados del caso Nóos, Alfonso Grau, ha dado un giro inesperado al “caso Taula”. Esta mañana ha declarado ante el juez que investiga el presunto blanqueo de capitales en la última campaña electoral de la ciudad y ha desmentido que su mujer, María José Alcón, que también fue edil durante el Gobierno de Rita Barberá, recibiese dos billetes de 500 euros para recuperar el donativo de mil euros realizado para la campaña.

Grau ha reforzado la credibilidad de su testimonio aportando un dato relevante. Su mujer se encontraba ingresada en un centro psiquiátrico durante esas fechas, por lo que es imposible que se le hiciese entrega de dicho dinero.

El ex vicealcalde de Valencia ha estado declarando como testigo durante dos horas ante el magistrado Víctor Gómez. También ha asegurado que nunca se produjeron amenazas para que los asesores del grupo realizaran aportaciones a la campaña. Es más atribuye la actitud de estos empleados al hecho de que sabían que no iban a continuar en el cargo.

Las declaraciones comenzaron a las diez de la mañana con Grau y continúan con la de dos ediles investigados, Cristóbal Grau y Beatriz Simón, dos asesores y la secretaria de María del Carmen García Fuster, quien fue la secretaria del grupo municipal y sobre la que Grau ha descargado la responsabilidad de las donaciones.