José Císcar, presidente del PP de Alicante con el 97,2 por ciento de votos

Bonig pide para Alicante 86 millones del Estado destinados a sanidad y educación

Maroto, Císcar, Bonig y Sánchez, ayer en el congreso provincial del PP de Alicante

José Císcar fue reelegido ayer presidente provincial del PP de Alicante para los próximos cuatro años con el 97,23 por ciento de los votos, en el marco del XIV congreso provincial de esta formación celebrado en la localidad alicantina de Torrevieja. Además, el comité ejecutivo provincial del PP en Alicante contará con Eduardo Dolón, que renueva su cargo como secretario general provincial; y Rafael Candela, que desempeñará el de coordinador general.

En la votación se registraron 810 votos a favor de Císcar, 21 en blanco y dos nulos, en un acto de partido que clausuraron el vicesecretario Sectorial y Asuntos Sociales del PP, Javier Maroto; y la presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig.

En su discurso, Císcar se refirió a la corrupción y dijo que, como abogado, defiende la presunción de inocencia «y, como ciudadano, comparto tu opinión. Como político, me provocan asco muchas cosas que hemos ido conociendo». Declaró que cuentan con 24.000 cargos públicos, 22.700 de ellos alcaldes y concejales, y la inmensa mayoría no percibe retribución. «Es injusto que queden en entredicho por las prácticas ilegales de unos pocos».

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, se comprometió a trabajar «codo con codo» con él «para recuperar la normalidad en la Comunitat».

Por su parte, Bonig centró parte de su discurso en el decreto de plurilingüismo del Consell cuya implantación ha suspendido cautelarmente el Tribunal Superior de Justicia valenciano a petición de la Diputación de Alicante. «Supone la mayor amenaza para la libertad de los padres, que deben poder elegir la lengua en la que quieren que se expresen y eduquen sus hijos. El único dique de contención frente a este sectarismo y nacionalismo de Puig y Oltra son los Tribunales», sentenció.

También se refirió a los 851 millones de euros que el Gobierno valenciano recibirá del Ejecutivo central, y avanzó que pedirán que 300 de ellos se destinen a inversiones y, «86 vengan a Alicante para educación, sanidad, bienestar social y economía productiva».

«Cansados de Puig»

Para la presidenta del PPCV, la «reconquista» del Gobierno valenciano «empieza desde el sur, desde Alicante. Empezará en la comarca de la Vega Baja y se extenderá por la región. Debemos acabar con el sectarismo, los llantos y la falta de gestión de Puig y Oltra. Hoy empieza la reconquista y vosotros sois imprescindibles y fundamentales».

En la clausura del acto, Javier Maroto criticó el «rencor, rabia y sectarismo» del presidente y la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Ximo Puig y Mónica Oltra, y del que, a su juicio, «los valencianos, un gran pueblo, están cansados», al tiempo que «ansiosos de encontrar la moderación y la defensa de la mayoría».