Las Autonomías que se oponen a la financiación de Fabra gastan el doble

Los seis consejeros de las Autonomías que defienden que se tenga en cuenta la dispersión geográfica, con la presidenta de Aragón
Los seis consejeros de las Autonomías que defienden que se tenga en cuenta la dispersión geográfica, con la presidenta de Aragón

Un nuevo «frente» formado por seis Autonomías defiende que se prime la dispersión geográfica y el envejecimiento de la población a la hora de revisar el actual modelo de financiación autonómica, y no la población, como argumenta la Comunitat Valenciana. No es de extrañar. Tanto los ingresos como los gastos de estas Comunidades superan con creces los valencianos, llegando en algunos casos a doblar la cifra.

Las seis regiones -Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla León, Galicia, Aragón y Asturias- se reunieron el pasado lunes para sentar las bases de su propuesta, que no pasa por ajustar la financiación a la población actual. A ellas no les conviene. Según datos de la Conselleria de Hacienda y Administración Pública, todas se encuentran por encima de la media y reciben entre 695,7 euros y 311,84 euros por habitante más que la Comunitat Valenciana.

El primer caso es el de Extremadura. Si la Comunitat Valenciana tuviera su financiación per cápita, recibiría al año 3.500 millones de euros más procedentes del Estado. La diferencia menor es la que se obtiene al compararse con Castilla-La Mancha, mientras que resultan 531,2 euros más per cápita al compararse con Aragón y Asturias; 543,2 al hacerlo con Castilla y León; y 595,2 en el caso de Galicia.

Son diferencias abrumadoras que explican por qué a estas Autonomías no les conviene modificar el criterio poblacional, están mucho más que bien financiadas y si además se tuvieran en cuenta los criterios que ellas plantean, aún mejoraría más su situación.

Se podría pensar que estas Autonomías son más ahorradoras, o que reciben más porque gastan menos. Pero no es así. También en esta comparación estas seis regiones salen mal paradas.

Tal y como refleja el informe elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) para la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), entre los años 2002 y 2009, un extremeño gastaba el doble que un valenciano, a pesar de recibir casi 700 euros más por habitante. En concreto, en Extremadura el gasto per cápita era de 4.290 euros, mientras que en la Comunitat fue de 2.749. La menor diferencia se produce con Asturias. En este caso es de 756 euros.

Además, la Comunitat Valenciana invierte más en sanidad y educación. Según los datos de la Conselleria, la Generalitat destina el 70,6 por ciento de su presupuesto a estas dos partidas, mientras que Extremadura gasta un 55,8 por ciento, Asturias un 66,8, Castilla-La Mancha un 61,8, Castilla y León un 64,5, Aragón un 59,5 y Galicia un 65,3 por ciento.

El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, ha reiterado en varias ocasiones que creará un enfrentamiento con el asunto de la financiación, si bien es cierto que existen dos posturas bien diferencias, puesto que frente a estas seis se encuentran la Comunitat, Murcia y Baleares reclamando lo que les corresponde.