Las nuevas Matemáticas

La Razón
La RazónLa Razón

Por suerte y por desgracia, las matemáticas están de boca en boca en las últimas semanas por razones que encuentro relacionadas. Bien por la demanda que tienen los graduados en matemáticas en el sector profesional, por la alta solicitud de ingreso en los grados de Matemáticas y Física, o por el polémico examen de Matemáticas-II en las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) de la Comunitat Valenciana, tenemos las mates hasta en la sopa. Que se hable de matemáticas es motivo de alegría para todos los profesores de esta disciplina. No obstante, son necesarias reflexiones que considero de interés para la comunidad educativa y para la sociedad. Por un lado ¿de verdad es necesario tener un grado en Matemáticas para ser capaz de responder profesionalmente con eficacia a los nuevos retos tecnológicos relacionados con la era del big data?, ¿o es que simplemente la formación en matemáticas de las ingenierías tecnológicas como Telecomunicaciones o Informática es hoy en día insuficiente? Con las reformas de los planes de estudios de estas ingenierías para adaptarlas al formato grado-máster, en la Universidad Politécnica de Valencia, la carga de asignaturas de matemáticas se ha reducido aproximadamente a la mitad (del 10 al 5 por ciento de las horas lectivas) y ni siquiera para el nuevo grado en Ciencia de Datos este porcentaje es mayor. Y no solo eso, en los planes de estudios actuales, los contenidos de las asignaturas de matemáticas incluyen meramente aquellas herramientas que puedan ser de interés para otras asignaturas. ¿No sería, quizás, más interesante concebir la formación en matemáticas para construir una capacidad de razonamiento más conceptual, de un mayor nivel de abstracción y capacidad de adaptación a nuevos problemas? ¿No será, quizás, esta competencia la que más se valora hoy en día en las empresas tecnológicas? ¿No es este el valor añadido que hoy en día aporta cursar un grado en Matemáticas frente a un grado en Ingeniería?

Por otro lado, es precisamente la exigencia de un razonamiento conceptual algo mayor el que ha suscitado la polémica con respecto al examen de Matemáticas-II en las PAU de la Comunitat Valenciana, a diferencia de otros exámenes en otros años y otras comunidades en que los problemas eran, en general, más «directos». Subyace, a otro nivel, la misma pregunta anterior: ¿se debe enfocar la docencia en Bachillerato de las matemáticas como meras herramientas para resolver problemas específicos o quizá es interesante que se cultive más el razonamiento conceptual?

Creo que, en nuestro papel como profesionales de la educación, además de ser docentes, debemos aprovechar la oportunidad que la coyuntura actual nos brinda para reflexionar y hacer reflexionar sobre cuál es el papel que las matemáticas deben jugar en estos niveles educativos; en este sentido, plantearnos hasta qué punto se podría cambiar y cuáles serían las condiciones necesarias para que dicho cambio se produzca de forma efectiva.