Les Corts no consiguen consensuar el modelo de declaración de los diputados

La Razón
La RazónLa Razón

Les Corts Valencianes no se pusieron ayer de acuerdo en el modelo de declaración de bienes y patrimonio que los grupos parlamentarios han acordado presentar, aunque no saben cómo.

El tema tiene más trascendencia de lo que parece, porque los diputados, sobre todo los más viejos del lugar, saben que la declaración de bienes de los diputados siempre ha existido y que era secreta: como la del resto de los españoles. La imperiosa necesidad de hacer pública las declaraciones de los diputados viene por los casos de corrupción que ha habido, sobre todo en las filas «populares».

Es por ello que algunos aforados, de cualquier grupo, han puesto de manifiesto su disconformidad con el hecho de tener que demostrar «su inocencia» cuando según las leyes nacionales, lo que se ha de demostrar es la culpabilidad.

Hoy por hoy, desnudar las posesiones, ingresos o bienes que cada uno tiene, puede generar algún pudor. Y cuanto más se tiene, mayor el pudor. Por ello, algunos diputados han comentado en «petit comité» que con los sueldos cada vez más menguados, y los constantes ejercicios de desnudez, va a ser cada vez menos atractivo ser diputado y ello redundará a la larga en la capacidad, competencia y formación de los aforados.

En otro orden de cosas, los diputados de Compromís, Enric Morera y Mónica Oltra, escenificaron ayer su «comunión» de cara a la celebración de unas primarias para decidir cuál de los dos encabezará la lista de Compromís en las próximas elecciones autonómicas. Lo que no concretaron es la forma en que aceptarán los electores. Si tendrán que ser militantes de una u otra formación y si podrán votar con una «pequeña» aportación crematística.

La excusa de que la cantidad será simbólica sirvió a Morera para obviar que quien más tenga, más votará. Eso sí: «no estaremos en manos de los bancos».

Por otra parte, Esquerra Unida aportó ayer el contrato de Miguel Navarro con Cacsa en el que, según el diputado Ignacio Blanco, éste seguiría cobrando de la Administración a pesar de que el juez que investiga la causa Terra Mítica haya pedido diez años de prisión para el interfecto.

Por último, Les Corts Valencianes contestaron ayer el requerimiento del juez Castro en el que solicitaba la certificación de que tanto Rita Barberá como Francisco Camps son diputados autonómicos «en ejercicio» para seguir instruyendo la causa Nóos.