Los empresarios del mueble denuncian a la Feria por Teyoland

Creen que la entidad le da ventaja al competidor frente al comercio tradicional

La Federación de Comerciantes de Muebles de la Comunitat (Fecomvac) ha pedido a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que suspenda cautelarmente el convenio suscrito entre Feria Valencia y Teyoland, conocida como el «Ikea español».

La Federación de Comerciantes de Muebles de la Comunitat (Fecomvac) ha pedido a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que suspenda cautelarmente el convenio suscrito entre Feria Valencia y Teyoland, conocida como el «Ikea español». También se ha dirigido a la Comisión Nacional de la Competencia para denunciar malas prácticas competitivas.

Fecomvac ha emprendido estas acciones tras las «infructuosas reuniones» mantenidas tanto con representantes de la institución ferial como de la Generalitat. Por ello ha presentado un escrito a la primera edil, en su calidad de presidenta de Feria Valencia, en el que, además de solicitar una copia del mencionado convenio, pide la suspensión cautelar de sus efectos por considerar que pueden existir «graves irregularidades» en el proceso de adjudicación del mismo.

Los comerciantes solicitaron a la Cátedra de Derecho de la Universitat de València un dictamen jurídico acerca del proceso seguido por Feria Valencia para la adjudicación del uso de uno de sus pabellones a Teyoland para la implantación de una gran superficie comercial destinada al hábitat.

«Animados por las conclusiones de dicho dictamen, en el que se advierte, entre otras cosas, de las graves irregularidades observadas en el convenio y, ante la persistente opacidad de las Administraciones implicadas en la gestión de Feria Valencia, Fecomvac ha decidido actuar en defensa de los intereses del comercio del mueble», advirtieron ayer en un comunicado.

Los empresarios consideran que la firma del contrato por el que Teyoland podrá usar las instalaciones de una institución pública, supone «la quiebra de las más elementales reglas del mercado al situar a un competidor directo en una posición de ventaja frente al comercio tradicional del mueble».

La Federación manifestó su disposición de llegar «hasta el final» en la defensa de los intereses del colectivo, por lo que ha contratado a «un prestigioso bufete para que asuma la dirección jurídica del asunto».