Actualidad

Los mapas de la expedición de Magallanes

El Palacio de Colomina reúne los testimonios cartográficos más relevantes de la época de los Descubrimientos

El Palacio de Colomina reúne los testimonios cartográficos más relevantes de la época de los Descubrimientos

La mayor revolución geográfica de la historia de la Humanidad tuvo como protagonistas a España y Portugal en los siglos XV y XVI. La época de los Reyes Católicos y del emperador Carlos V. Un periodo de solo 40 años en los que se realizaron los grandes descubrimientos geográficos y los encuentros intercontinentales de civilizaciones. Fue entonces cuando el mundo se definió como un conjunto de mares y territorios prácticamente idéntico al que hoy conocemos.

En homenaje a este tiempo y especialmente para recordar la expedición de Magallanes y Elcano, la Universidad Cardenal Herrera CEU expone en el Palacio de Colomina la exposición «V Centenario de la primera Circunnavegación de la Tierra. Atlas y códices iluminados de los años que cambiaron el mundo». La muestra recoge un total de 23 obras cartográficas, entre las que destaca el Atlas Miller, el Valaz y el universal de Fernao vaz Dourado, expuesto junto a un selección de tesoros bibliográficos de muy diversa temática, como la alquimia, la medicina, la botánica, la música, libros de horas o Biblias, que contextualizan la cultura y la política que enmarcaron los años que cambiaron el mundo y su repercusión inmediata.

Los originales de los códices que se exponen hasta el próximo día 13 de noviembre en el Palacio de Colomina, están custodiados en las bibliotecas y museos más importantes del mundo. El Metropolitan de Museum of Art, Morgan Lybrary&Museum, The British Library, Bibliotèque Nationale de France, la Biblioteca Nacional de Rusia o el Archivo Nacional de Torre do Tombo, entre otros.

El Atlas Miller, realizado entre 1517 y 1519, está considerado como el documento cartográfico más importante del mundo. Para entenderlo, según los organizadores de la muestra, hay que remontarse a las vísperas del viaje de Magallanes-Elcano, un momento en el que se vivía una gran tensión política entre España y Portugal. Ante el temor de que España descubriera una vía para llegar a las Islas de la Especias sin invadir territorio portugués, Manuel I ideó una trampa: El Atlas Miller que transmitía a su destinatario, Carlos I el mensaje de que «el mundo es un mar cerrado entre continentes, en el que cualquier tentativa de llegar de oriente a occidente era un gran fracaso».

El resultado fue la renovación de la imagen del mundo, en la que se unieron la ciencia y el arte. Hoy está considerado como una auténtica obra maestra que ilustra los cuarenta años que cambiaron el mundo en vísperas del viaje de Fernando Magallanes.

El secreto de la obra fue intentar contrariar la idea de la circunnavegabilidad de la tierra, para impedir el proyecto que entonces preparaba Magallanes. Es realmente un instrumento de contra información geoestratégica, geopolítica y diplomática.

Junto a este Atlas se puede contemplar también el Atlas Vallard, realizado el Francia en 1547. Sus miniaturas plasman episodios de colonización en el siglo XVI y escenas típicas de la vida de los nativos. Muestra por primera vez en un mapa la península del Labrador, pero su contribución a la renovación de la historia tal como la conocemos es que en tres de sus mapas aparece la costa de Australia, lo que demuestra que los portugueses llegaron a Australia 250 años antes que James Cook.

También se puede ver el Atlas universal de Fernao Vaz Dourado, de 1571, realizado en Goa (India) y que es uno de los testimonios más representativos de la expansión europea y de la formación del espacio mercantil y geopolítico mundial de la segunda mitad del siglo XVI.

Junto a ellos las joyas más emblemáticas de la época.