Los valencianos, «contentos» con la Diputación de Valencia

El presidente expresa su sorpresa de los logros en tan poco tiempo y dice que los valencianos han dejado de avergonzarse de la institución

Jorge Rodríguez y María Josep Amigó atendiendo a los medios
Jorge Rodríguez y María Josep Amigó atendiendo a los medios

El balance de los primeros cien días de gobierno en la nueva Diputación de Valencia apunta a la Corporación como un «orgullo para los valencianos, que han dejado de avergonzarse de ella». Así lo afirmó el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, junto a la vicepresidenta, María Josep Amigó, tras señalar los cambios en la gestión, en la percepción de la sociedad y en las nuevas formas de gobernar sobre tres ejes estratégicos: autonomía municipal, cooperación institucional y transparencia.

«Nunca pensaba que en tan poco tiempo y con tantos obstáculos podíamos traer este nuevo aire, no sólo con buenos objetivos sino con hechos». A pesar de ello, el también alcalde de Ontinyent afirmó que quedaba mucho por hacer, «pero será al lado de los ayuntamientos con iniciativas como el futuro catálogo de servicios o la posibilidad de encontrar una solución mancomunada como pueda ser una policía comarcal». A modo de conclusión, el presidente remarcó que la Diputación había dejado de ser una institución unidireccional para escuchar a los municipios.

Por su parte, la vicepresidenta, María Josep Amigó, destacó que la racionalización, la objetividad, la transparencia y la autonomía local son «la marca de la casa».

«Hay que escuchar a nuestra gente, nuestros concejales y concejalías, alcaldes y alcaldesas, es decir, hay que comenzar dando la cara y no la espalda», reiteró.

Amigó también anunció algunas líneas de actuación que requerirán de un esfuerzo económico como mejorar los parques de bomberos.