Marí reta a Rivera y asegura que no abandonará Cs

El todavía portavoz acusa al líder de su partido de pactar con Rajoy a pesar de la corrupción y achaca a una «sobredosis de Colacao» la advertencia de Rivera

Marí y tres diputados más de Cs asistieron al «pleno» convocado por Morera. El resto del grupo no acudió
Marí y tres diputados más de Cs asistieron al «pleno» convocado por Morera. El resto del grupo no acudió

Alexis Marí dejará de ser hoy el síndic de Ciudadanos en Les Corts, pero no tiene intención de abandonar el partido ni tampoco de dejar su escaño. Marí se convirtió en el protagonista del día después de que la Ejecutiva de Ciudadanos anunciara su relevo al frente de la portavocía en Les Corts.

Animado por el ambiente, muchos fueron los que le felicitaron por haber acudido al acto para formalizar el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado a la Comunitat, Marí no escondió su enfado con la dirección nacional.

Admitió que su comunicación con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera es nula. Es más, se mostró ofendido cuando se le preguntó si se había producido alguna conversación, pero es más, ironizó con la manera en la que este toma las decisiones. «Se tomó una dosis de Colacao por la mañana tremenda, por decir algo». Además, echó en cara a Rivera que hubiese permitido a Mariano Rajoy, «el de Luis sé fuerte» gobernar, «¿por unos presupuestos?, si hay que volver a votar se vota».

Marí defendió su coherencia, afirmó que su postura, en defensa de los intereses de los valencianos, está recogida en el programa electoral con el que se presentó a las elecciones.

«Me acuesto muy tranquilo. Cobro 2.200 euros de portavoz, pero no valen para comprar ciertas cosas, y yo ante eso no me voy a doblar». Además, dijo que el viernes ya dejó claro que no iba a seguir una argumentación impuesta sobre el acto de reivindicación convocado ayer en Les Corts.

El diputado de Ciudadanos se encargó también de recordar que su enfrentamiento con el partido se agudizó tras el Congreso Nacional, al que no acudió porque coincidió con el día de su boda, cuando se decidió «de la noche a la mañana quitar el apellido socialdemócrata».

Por su parte, la que desde hoy ocupará la portavocía de Ciudadanos en Les Corts, Mari Carmen Sánchez, mostró su deseo de seguir trabajando todos juntos en alusión a Marí y a los tres diputados que ayer acudieron al hemiciclo con él, concretamente, Alberto García, Domingo Rojo y David de Miguel.

En cualquier caso, dijo que la continuidad de los mismos en el grupo dependería de la dirección orgánica del grupo y no de ella, y aludió también a los propios diputados que «deben decidir qué quieren hacer», dejando la puerta abierta a un hipotético trasvase al grupo de los no adscritos, compuesto hoy por dos diputados.

Sánchez se refirió al acto convocado por Morera para rechazar los Presupuestos Generales del Estado y dijo que no habían participado en él por no querer mezclar una fecha institucional como el 25 de abril, fiesta institucional del Parlamento, con otro tipo de actos «de carácter quizá más nacionalista».

De cualquier modo, la diputada de Ciudadanos explicó que su grupo estaba en contra de los Presupuestos Generales pero que ahora tocaba el turno de cambiarlos mediante enmiendas presentadas en el Congreso de los Diputados.

Sánchez también dijo en alusión a un comentario de Marí que ella no vendía «su alma por 2.200 euros ni por nada».