Milagrosa Martínez dice que los relojes de lujo que luce son todos falsos

Las dos conselleras de Turismo imputadas en Fitur niegan que recibieran regalos del «Bigotes»

Angélica Such, quien declaró tras Milagrosa Martínez, insistió en que los expedientes de contratación a Orange Market eran perfectos

Ayer fue el día de dar explicaciones sobre el famoso reloj Hublot que Milagrosa Martínez luce en muchas fotografías y que el Ministerio Fiscal asegura que fue un regalo de Álvaro Pérez «el Bigotes» por la adjudicación a su empresa Orange Market del «stand» de Fitur.

Preguntada por su defensa, la ex consellera de Turismo explicó que «desde hace muchos años tengo la costumbre de comprarme relojes y bolsos de imitación de marcas prestigiosas» y explicó que en un viaje a China siendo alcaldesa de Elda, e invitada por la Asociación de Mármoles de la Comunitat Valenciana, aprovechó para traerse muchos modelos: «Cartier, Hublot, Rolex, Mont Blanc» y explicó que sus propios hijos, que saben de su afición, muchas veces le regalan este tipo de relojes «a precios irrisorios».

Así, Martínez identificó los dos relojes que le había mostrado días antes el Ministerio Fiscal en fotografías y dijo que eran dos Hublot falsos que ella misma había comprado.

Su abogado también le preguntó por qué había dicho en fase de instrucción que no tenía ningún Hublot, a lo que respondió que al ser falsos, no se considera poseedora de un Hublot.

Por su parte, Angélica Such, quien sustituyó a Martínez al frente de la Conselleria de Turismo negó también haber recibido regalos de Álvaro Pérez y dijo que algunas citas con «el Bigotes» que aparecen en su agenda nunca se produjeron, algo que, afirmó, no era raro porque en la agenda se incluían solicitudes de visitas que finalmente no se realizaban o se derivaban a otros cargos de la Conselleria.

Such, con tono seguro y contundente, dijo no poder evitar estar en boca de algunas personas y negó la veracidad de la conversación en la que Álvaro Pérez le dice a Pablo Crespo que le va a comprar un reloj a la consellera.

También negó otra conversación en la que Pérez dice que Such le había cogido del brazo y le había paseado por todo Fitur.