Nuevo encontronazo del servicio de escoltas de Ribó con la Policía

Los agentes denuncian al vehículo del alcalde estacionado en zona peatonal

La Razón
La RazónLa Razón

Las relaciones entre Compromís y PSPV-PSOE en el Ayuntamiento de Valencia no atraviesan por su mejor momento. El pasado miércoles día 12, la Policía Local volvió a multar al coche oficial del alcalde Joan Ribó, en esta ocasión por haber estacionado en la calle Arzobispo Mayoral, vía peatonal anexa al Ayuntamiento.

En apenas un par de meses, el servicio de escoltas del primer edil (Compromís) ha sido objeto de dos sanciones por parte del Cuerpo que se coordina desde la Concejalía de Protección Ciudadana (en manos socialistas).

Según publicó ayer el diario Levante-EMV, la amonestación a un guardaespaldas de Ribó por parte de la Policía Local ha tensado aún más la relaciones entre ambos grupos políticos.

El alcalde, según cuenta esta rotativo, acudió hace un par de meses en coche oficial a la Fonteta. Al llegar al recinto, su escolta dejó el vehículo en una de las salidas de emergencia del pabellón, lo que llevó a la Policía Local a pedir que lo sacara de ahí. Ante la negativa de este, que defendió que solo obedece órdenes de su jefe de seguridad y no del Cuerpo policial, los agentes multaron al vehículo y la historia acabó con la apertura de un expediente disciplinario y una sanción de una semana de suspensión de empleo y sueldo para el guardaespaldas.

Ribó hizo saber a la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, su disconformidad con la sanción, pero esta le insistió en que la seguridad del recinto era la prioridad. Ayer, ella lamentaba la filtración de esta noticia y calificaba de «grave» su publicación.

Las tiranteces entre los firmantes del Pacto de la Nau han ido «in crescendo» en los últimos meses. En Fallas, la Concejalía que dirige la socialista ya prohibió a la de Fiestas (en manos de Pere Fuset, de Compromís) la celebración de conciertos junto a la falla municipal por motivos de seguridad.

Hace unas semanas, Menguzzato, y la portavoz del PSPV-PSOE en el Cap i Casal, Sandra Gómez, criticaban que no se les hubiera consultado la prohibición de aparcar en el carril bus teniendo en cuenta que es la Policía Local la encargada de sancionar a los infractores.

Con todo, los socios de gobierno trataron de escenificar su buena sintonía compareciendo juntos (pocas veces sucede) en la rueda de prensa de valoración de los Presupuestos Generales del Estado para la ciudad.