Puig presenta el recurso en el TC por la «discriminación» en los Presupuestos

La Generalitat alega que ha agotado «todas las vías de diálogo» con Rajoy y el Ministerio de Hacienda

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ayer ante el Constitucional
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ayer ante el Constitucional

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, presentó ayer en el Tribunal Constitucional (TC) el recurso del Gobierno autonómico a la ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 al considerar que son una «discriminación» para cinco millones de valencianos.

Puig, acompañado de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, registró el recurso de inconstitucionalidad en la sede del TC por la deficiente financiación que, según la Generalitat, contiene las cuentas aprobadas por el Gobierno de Mariano Rajoy para este ejercicio.

El objetivo de esta iniciativa legal es intentar rescatar parte de aquello que les pertenece a los ciudadanos de la Comunitat Valenciana, según Puig. A su juicio, no se puede tolerar la situación de asimetría entre territorios que existe en estos momentos por la prestación de los mismos servicios públicos, que en algunos casos duplican y triplican la percepción de unos ingresos y otros.

Aclaró que se ha presentado el recurso después de «agotar todas las vías de diálogo» con Mariano Rajoy y el Ministerio de Hacienda y de que no se aceptara la propuesta de reunir la Comisión Bilateral.

El jefe del Consell recordó que los Presupuestos que el Gobierno del PP aprobó antes de convocar las elecciones generales del 20 de diciembre perjudican a esta autonomía, ya que la obliga a ingresar al Estado 1.329 millones al Fondo de Suficiencia Global. Esta obligación es consecuencia de la Ley de Financiación Autonómica aprobada en 2009, en la que se introdujo una cláusula para que cada comunidad pudiera mantener sus recursos anteriores.

Según el Gobierno valenciano, este criterio de cálculo fue perjudicial entonces para el territorio y le sigue afectando negativamente, al recibir un nivel de recursos y gastos inferiores a la media y obligando a devolver los 1.329 millones que precisa para financiar los gastos sociales.

No obstante, el presidente de la Generalitat confió en que el TC acepte el recurso para demostrar que el actual Fondo de Suficiencia Global no desarrolla uno de sus objetivos, como es el equilibrio entre los ciudadanos.

El otro motivo del recurso es que durante los últimos tres años «se ha incumplido» la renovación del actual sistema de financiación autonómica, puesto que el Gobierno central, «de manera arbitraria», ha renunciado a su renovación para adaptarlo a las nuevas circunstancias.

«Es evidente que se exige un cambio del modelo de financiación y que con este sistema se podía actuar con equidad si se aplicara el Fondo de Suficiencia Global», argumentó Puig.