«¡Qué bien nos ha venido Europa!»

Barberá recibió ayer al embajador de Filipinas en España, Carlos C. Salinas
Barberá recibió ayer al embajador de Filipinas en España, Carlos C. Salinas

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se ha tomado en serio los deberes que la semana pasada le mandó el presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy. Desde entonces se instruye en la política europea que fundamente el manifiesto político que habrá de presentar en la próxima Convención Nacional del partido. De momento ya tiene claras dos de las ideas que quiere destacar. La primera evidenciará los beneficios que ha supuesto para España su pertenencia a la Unión Europea (UE) y la segunda, que el país solo podrá seguir beneficiándose de los parabienes europeos si lo representan formaciones mayoritarias como la suya.

Barberá plasmará en su texto la importancia de Europa y de las decisiones que allí se toman en la vida diaria de los españoles. En este sentido, la primera edil no descarta incluir un anexo que recoja las «cosas buenas» que España ha logrado por formar parte de la UE. «¡Qué bien nos ha venido Europa», celebraba ayer ante los medios de comunicación.

El documento que prepara Barberá pretende ser «el embrión» de lo que podría ser el programa electoral europeo de los populares. De ahí, su marcado tono electoralista y las alertas acerca de una posible debacle del PP en los comicios del próximo mes de mayo. «Es necesario que España sea muy fuerte en Europa, para que las decisiones que se tomen allí nos favorezcan. Un Parlamento comunitario formado por partido fuertes e importantes y no fraccionados (...) No me refiero sólo a España, porque este fraccionamiento de partidos que están saliendo ahora a la luz de ciertas protestas o lo que fuere, no contribuye nada. De hecho, pueden provocar que salga ganador el Parlamento europeo más antieuropeo».

De lo que no quiso hablar ayer fue del anteproyecto de ley del aborto. Al menos en público, pues considera que estos debates deben realizarse en el seno del partido, aunque declaró estar «muy claramente en la posición en la que está el partido y abierta al diálogo y a lo que haga falta».

En otro orden de cosas, la alcaldesa descartó que la polémica suscitada tras los desprendimientos del «trencadís» de la cubierta del Palau de les Arts afecte negativamente a las cifras de turismo. No obstante, pidió que no se le diera publicidad al hecho, «porque no es bueno que vayamos cargando nosotros mismos sobre la imagen de Valencia de esa manera».

Admitió que no le gusta que haya pasado. «¿Para qué voy a engañar? Pero no vamos a hacer de esto un problema mundial porque no lo es (...) Lo que está claro es que debe haber algo mal hecho para que haya pasado lo que ha pasado, pero lo importante es que se arregle».