Ribó retrasa su apuesta por los vehículos eléctricos

El PP denuncia que el tripartito adquiere en dos años solo dos vehículos ecológicos y doce bicicletas a motor y paraliza la instalación de estaciones eléctricas

El Ayuntamiento demora la puesta en marcha del Smart Mobile Energy por dificultades legales y escasa rentabilidad
El Ayuntamiento demora la puesta en marcha del Smart Mobile Energy por dificultades legales y escasa rentabilidad

El ahorro energético, la reducción de la contaminación y el plan de construir una ciudad más ecológica y respetuosa con el ciudadano llevaron al equipo de Gobierno de Joan Ribó a apostar por los vehículos eléctricos. Dos años después, el Ayuntamiento de Valencia solo ha adquirido dos coches de estas características y una docena de bicicletas a motor.

«Ribó ha renunciado a la movilidad eléctrica, cuando ha hecho campaña sin parar en esta línea», asegura al respecto el concejal del grupo popular municipal Alberto Mendoza.

Según consta en las respuestas dadas por las concejalías de Innovación, Movilidad y Conservación de Áreas Naturales y Devesa-Albufera al PP, el Consistorio solo ha adquirido un par de vehículos eléctricos (en diciembre de 2015 y junio de 2016 destinados al servicio de guardas forestales y brigada) y doce bicicletas a motor (por parte del Servicio de Movilidad Sostenible) «que se encuentran paradas a diario», lo que, a juicio de Mendoza, «deja claro que no se apuesta por la utilización del coche eléctrico libre de emisiones contaminantes».

«Ahogar el uso del coche»

Otra de las apuestas aparcadas por el tripartito es el proyecto Smart Mobile Energy (SME) para analizar el impacto socioeconómico que tendrían sistemas de cargadores de vehículos eléctricos en la ciudad. Al respecto, la Concejalía de Innovación (en manos de València en Comú) admite que «existen obstáculos para la adopción de esta tecnología en Valencia, como el bajo porcentaje de vehículos eléctricos existentes y las dificultades legales asociadas a la reglamentación actual de gestión de los lugares de recarga».

Ante la misma pregunta, el área de Movilidad (en manos de Compromís) responde a los populares que «el momento y modo de implantación de estaciones eléctricas que el Ayuntamiento de Valencia incorporará a las cero instaladas por el anterior equipo de Gobierno municipal del Partido Popular se comunicará en su debido momento».

Al respecto, Mendoza apunta que «lo que es evidente es que si se quiere fomentar este uso, se deberían poner estaciones de recarga aunque sea de manera progresiva y no dejar pasar el tiempo sin apostar por lo que se ha anunciado». El edil popular considera que «lo que realmente se quiere es ahogar el uso del coche sea del tipo que sea, aunque con las medidas tomadas en materia de movilidad, el tráfico y la contaminación siguen aumentado».

Además, recordó que su grupo propuso mediante una moción que un veinte por ciento de los vehículos que se adquirieran por la Policía Local fueran eléctricos, moción que fue aprobada, «pero la realidad ha sido bien distinta, ya que no han adquirido ni tan solo uno».