Sanidad revela 25 millones de facturas falsas en el hospital de Castellón

Montón acusa a sus antecesores y anuncia que se destaparán más irregularidades

Montón, ayer antes de su comparecencia ante los medios de comunicación
Montón, ayer antes de su comparecencia ante los medios de comunicación

El plan de la Generalitat Valenciana de levantar las alfombras y abrir cajones de todos los hospitales públicos empieza a dar sus frutos. Ayer, «en tiempo récord», de manera inesperada y en medio de la polémica por la contratación de la hija de la secretaria autonómica de Sanidad por parte de una Fundación dependiente de la Conselleria, la titular de este Departamento, Carmen Montón, anunciaba la denuncia presentada ante la Fiscalía por un presunto pufo en el Hospital Provincial de Castellón.

Las irregularidades, detectadas en 4.713 facturas de los años 2006 a 2015, suman un total de 25 millones de euros. Se trata de pagos por el servicio de mantenimiento y reparación por un importe superior al fijado en el expediente de contratación, incluso existen pagos que ni siquiera cuentan con un expediente, por lo que se presume que se abonaron por trabajos no realizados.

Las firmas bajo sospecha son Piaf, investigada en el caso Gürtel por presuntamente financiar ilegalmente al Partido Popular, y Telecso, propiedad de un hijo del responsable de Piaf.

Según Montón, que no descarta que existan más facturas irregulares de años anteriores a 2006, el caso en este centro hospitalario evidencia «una clara trasgresión» del procedimiento de contratación pública y de la Ley de Hacienda Pública, por lo que se pide a Fiscalía que las investigue por si se detecta la comisión de delitos.

Al respecto, la consellera recordó que, en última instancia, los responsables de estas presuntas irregularidades son sus antecesores en el cargo, los consejeros de Sanidad de los sucesivos gobiernos del PP (Vicente Rambla, Rafael Blasco, Luis Rosado, Manuel Llombart) y de los presidentes de la Diputación de Castellón (que ostentan la Vicepresidencia del Consorcio hospitalario) en los períodos investigados, Carlos Fabra y Javier Moliner.

Este último, «como parte afectada», no tardó en responder a las acusaciones de Montón, a la que pidió que le facilite las facturas que considera irregulares para que sus técnicos también puedan analizarlas y así colaborar en la fiscalización de los documentos y actuar conjuntamente en el caso de que sea necesario.

El presidente provincial dio ayer mismo la orden para los que técnicos de la Diputación analicen una a una las facturas en la búsqueda de irregularidades y, en el caso de que las haya, sumarse a la Conselleria en cualquier procedimiento. Además, dio instrucciones para que los servicios técnicos cuelguen en el Portal de Transparencia de la Diputación los contratos que se hayan adjudicado desde que es presidente a la empresa a la que ha hecho referencia.

En la actualidad, Sanidad solo tiene un contrato vigente con Telecso de 2015 por unas obras de reforma y traslado de la unidad de extracción por valor de 28.000 euros y otro de 2012, que termina en dos meses y no se va a renovar, de obras de mantenimiento. Ambas firmas, dijo Montón, están siendo investigadas por sus trabajos en los Ayuntamientos de Castellón y Vila-real.