Torres-Dulce ofrece colaboración a Fabra «para profundizar en la Justicia»

El Ministerio Fiscal reclama su independencia absoluta del poder político

El juez decano, Pedro Viguer: la presidenta del TSJ, Pilar de la Oliva; Montabes, el presidente Fabra y Castellano
El juez decano, Pedro Viguer: la presidenta del TSJ, Pilar de la Oliva; Montabes, el presidente Fabra y Castellano

VALENCIA- El nuevo fiscal superior e la Comunitat Valenciana, Antonio Montabes, tomó ayer posesión de su cargo, en un acto solemne que contó con la asistencia del fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, y del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, entre otras personalidades.

Montabes sustituye en el cargo al veterano fiscal Ricard Cabedo, quien se jubiló el pasado mes de agosto.

Tanto el nuevo fiscal, como su superior el fiscal general del Estado, como la madrina del acto, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, Pilar de la Oliva, aprovecharon la presencia de las autoridades y del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, para reivindicar la independencia del poder judicial y especialmente de la Fiscalía.

El nuevo fiscal superior explicó que «el Ministerio Público va a aplicar siempre la igualdad y va a ser imparcial», y que «la estructura jerárquica representa libertad interna pero unidad de acción».

La figura del anterior fiscal superior, Ricard Cabedo, fue destacada por su sucesor y claramente reivindicada por el fiscal general del Estado, después de que haya sido puesto en cuestión en diversas ocasiones, sobre todo durante la celebración de juicios políticos que han tenido lugar en los últimos tiempos.

La reivindicación de unas sedes judiciales dignas también fue una constante en los discursos de los miembros del la Fiscalía.

Por su parte, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, que fue madrina del acto, señaló que «la crisis económica y de valores suscita críticas a nuestro trabajo».

Pilar de la Oliva, visiblemente emocionada, dio la vez al mismo fiscal con el que compartió Juzgado de instrucción durante cerca de diez años y ejerció de madrina del mismo.

Al acto asistieron los principales representantes de la Fiscalía y de la Judicatura, así como las instituciones del Estado y de la Comunitat autónoma.

También estuvieron presentes los representantes de las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y de los Ejércitos.

Tras el acto, Pilar de la Oliva, aprovechó la inusual presencia del titular del Ejecutivo, Alberto Fabra, para mostrarle el deteriorado estado del edificio, que ya cuenta con un plan de remodelación prácticamente integral.

Tras el acto, el fiscal general del Estado compartió mesa y mantel con su amigo el fiscal superior de la Comunitat Valenciana y con otros miembros de la carrera fiscal, como la fiscal jefe de la provincia, Teresa Gisbert.