Valencia pide a los nuevos chiringuitos un baño de uso público y gratuito

Catorce locales forman la Asociación de Hostelería de la Playa del Levante y Malvarrosa (Apholema)
Catorce locales forman la Asociación de Hostelería de la Playa del Levante y Malvarrosa (Apholema)

El Ayuntamiento de Valencia aprobó hace apenas unas semanas la modificación del plan del paseo marítimo, lo que daba luz verde al nuevo diseño de los restaurantes repartidos en la playa de la Malvarrosa. Terraza en la segunda altura, una estética uniforme, más posibilidades de negocio... Todo son ventajas para los empresarios de los catorce establecimientos de la zona.

El cambio supuso también el fin de las reivindicaciones de los chiringuitos, en lucha desde hacía años contra las restricciones de la Dirección General de Costas (dependiente del Ministerio de Medio Ambiente) en materia de construcción, y abría un abanico de posibilidades. No solo para los locales, sino también para el Consistorio, que ha visto la oportunidad de saldar una cuenta pendiente con los ciudadanos, que en cada visita de la alcaldesa Rita Barberá le recordaban la petición.

Así, la Concejalía de Playas pide, en la fase de alegaciones de este plan, que todos los nuevos restaurantes tengan, aparte de su habitual cuarto de baño para los clientes, uno que sea de uso público, gratuito y adaptado para discapacitados. El mantenimiento y limpieza de éste correría a cargo del empresario.

La idea, que ya ha sido planteada a los «receptivos» hosteleros, es construir el WC dentro del local o integrado en la edificación sin que cause un impacto visual ni moleste al peatón.

De este modo, se daría servicio a los que visitan la playa de la capital valenciana en temporada baja. En verano, éstos se sumarían a los que cada año instala el Consistorio.

La concejala Lourdes Bernal aclara que no se trata de una imposición, sino de una recomendación que, por otra parte, los hosteleros están dispuestos a seguir. «Las dos partes vamos de la mano, en éste y en otros muchos asuntos. Hablamos constantemente para llegar a acuerdos».

La «tranquilidad jurídica» que respiran ahora los chiringuitos les deja libertad para dedicarse de manera casi exclusiva a su nuevo diseño. «Están trabajando en él. Los plazos de poner en marcha nuestra propuesta depende pues de ellos».

Según se dijo en su día, la intención de los hosteleros es comenzar a construir los nuevos locales entre octubre de este año y marzo de 2015 a fin de no afectar la campaña de primavera y verano.