9-F: la fecha clave para el PP de Madrid

Con el telón de la Convención Nacional ya cerrado, los dirigentes del PP de Madrid, ahora sí, esperan conocer en las próximas semanas el nombre de los candidatos con los que el partido concurra a los comicios de mayo en la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital. La cuenta atrás ya corre porque será en febrero cuando se anuncie qué dos políticos integrarán el «ticket» con el que los populares aspiren a conservar ambos feudos. Con respecto a la fecha en la que se despejarán estas incógnitas, la posibilidad que coge más fuerza es la que apunta al 9 de febrero. Al menos, ese lunes es el que en algunos círculos del PP madrileño se ha barajado como más probable durante la convención, aunque otras voces creen que conocerán la decisión de forma más inminente y no descartan que la «fumata blanca» tenga lugar una semana antes, el día 2.

En lo que concierne al baile de nombres la consigna es que, de momento, «toca esperar». En esta fase de quinielas, sin embargo, cualquier movimiento o declaración se interpreta en clave preelectoral. El hecho, por ejemplo, de que la decisión se haya dilatado en el tiempo se advierte como un aval a los posibles candidatos que cuentan con un mayor nivel de conocimiento entre los madrileños. Una opción que reforzaría las posibilidades de Esperanza Aguirre y de Ignacio González de encabezar las listas. Quienes defienden este extremo argumentan que, por ejemplo, el menor grado de conocimiento del que disfruta el líder de los populares en Andalucía, Juan Manuel Moreno, y que ratifican las propias encuestas internas, puede terminar convirtiéndose en un problema en un escenario de adelanto electoral como el que se confirmó ayer.

Otro elemento que ha sido percibido como un guiño hacia el actual presidente del Gobierno autonómico fue su inclusión en la clausura de la Convención junto al propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la secretaria general de la formación, Dolores de Cospedal. Especialmente, porque el discurso de González no estaba programado inicialmente. Él rehuyó aclarar si esta inclusión debe interpretarse como espaldarazo: «Se lo tendrán que preguntar a quien ha decidido», contestó

Una circunstancia que el líder del Ejecutivo madrileño aprovechó para volver a ponerse a disposición del PP como candidato. «Presidente, secretaria general, queridos compañeros, podréis contar siempre conmigo y con todo el PP de Madrid», aseguró ante un abarrotado salón de actos del Palacio de Congresos. Fuera del estrado, González optó por la cautela al ser preguntado sobre sus posibilidades. Insistió en que él está «dispuesto a ser candidato» y que a él le «gustaría serlo».

Aseguró sentirse «tranquilo», aunque no quiso compartir con los periodistas qué le dice su intuición: «Si tuviera un sexto sentido y los pudiera aplicar a otras cosas, igual no estábamos aquí, a ver esas lotos que tocan», reconoció entre risas. Al margen de mostrar su disposición a la dirección nacional, en su discurso presumió de gestión, puso en valor la calidad de los servicios públicos madrileños y cómo la Comunidad inició hace ya tiempo una etapa recuperación: «Madrid tiene un gran futuro que no se puede poner en riesgo porque lleva dos años siendo la región que más crece, mejorando todos sus datos económicas y creando empleo. Las políticas que ya están dando resultados son las nuestras». En esta misma línea, González defendió al PP como la única vía para garantizar la recuperación frente a otras opciones, en una alusión velada a Podemos: «España no se merece perder oportunidades con experimentos políticos devastadores para los españoles. Ya nadie se plantea si España puede salir de la crisis, sino cómo seguir prosperando, y lo han hecho cuando nadie más quería, unos porque llevaron al país a la ruina con sus políticas y otros por no saber cómo abordar esa salida o a la espera de sacar rédito político de una España rescatada». En este punto, cargó con dureza contra Pablo Iglesias: «No estamos para prometer el paraíso, ni para asaltar el cielo ni para ocultar nuestra vinculación con régimenes totalitarios».

Alcaldes en «stand by»

En los pasillos del Palacio de Congresos, las quinielas de posibles candidatos fueron lo más comentado. No en vano, existe entre las bases un enorme deseo «de saber lo que sea de una vez». No hay que olvidar que hasta que no se haga público el nombre de los candidatos a la Comunidad y el Ayuntamiento, tampoco se conocerán los cabezas de cartel del resto de municipios. En estos corrillos, algunos militantes recordaban que en la última convención, celebrada en Valladolid, el presidente castellano leonés, Juan Vicente Herrera, no intervino en la sesión de clausura como sí ha ocurrido con Ignacio González. El presidente del Ejecutivo autonómico, además, estuvo arropado por todos su consejeros. A nivel local, varios alcaldes madrileños y posibles candidatos a serlo también han tenido en esta convención su cuota de protagonismo. Es el caso del primer edil de Torrejón, que alertó de los peligros de los frentes de Izquierda o el de Boadilla, que presumió de una tasa de paro de apenas el 6,6%.