Abaten a un concejal socialista para probar las pistolas táser

Gregorio Olmos afirma que sintió algo así como “cuando se te sube el gemelo, pero en todo el cuerpo”

Fotograma del disparo con la táser al concejal socialista de Moraleja de Enmedio
Fotograma del disparo con la táser al concejal socialista de Moraleja de Enmedio

Gregorio Olmos afirma que sintió algo así como “cuando se te sube el gemelo, pero en todo el cuerpo”

Hace dos días, el gobierno de Madrid inicializó los trámites para dotar a la Policía Municipal de pistolas táser dadas las constantes intervenciones en las que los agentes se ven inmiscuidos. El Consistorio confirmó que adquiriría 200 de estos dispositivos que se distribuirán entre las 22 unidades de distrito. Para comprobar su efectividad, un edil socialista de Moraleja de Enmedio, Gregorio Olmos (concejal de seguridad de allí), decidió sufrir en sus propias carnes el efecto de estos artilugios.

En el vídeo se ve cómo la pistola táser es empleada sobre su cuerpo con un efecto inmediato: su cuerpo cae desplomado hacia delante (varios agentes le sujetan y se precipita sobre una colchoneta de seguridad), incapaz de ejecutar movimiento alguno más que los espasmos que la descarga le produce.

En declaraciones posteriores a La Mañana de RTVE, explica que “se trataba de un curso que organizaron allí, pidieron voluntarios y los policías clamaron: ¡El concejal! ¡El concejal!... Pues al final el concejal, para no ser menos”. Sobre la sensación que las descargas le produjeron, explica que sintió que era algo como “cuando se te sube un gemelo, que por cierto, a mí ahí se me subió, pero extendido en todo el cuerpo. Es un estado en el que te sientes consciente pero no puedes moverte absolutamente nada. Duró en torno a cinco segundos y únicamente me provocó algunas heridas por las agujas que se clavaron, pero nada más allá”.