Almeida no anulará Madrid Central por su pacto con Cs

El Ayuntamiento volverá a multar a partir de hoy a quienes entren sin autorización en el área de Madrid Central, debido a la orden decretada por un juez el pasado viernes que paraliza, de forma cautelar, la moratoria de multas decidida por el cogobierno municipal de PP y Ciudadanos. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, reconoció que en la campaña electoral del PP se prometía la suspensión de Madrid Central, sin embargo después del acuerdo de gobierno con Ciudadanos, lo que hará será transformar el proyecto de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena. Almeida explicó ayer en una entrevista en Cope que «en aras del acuerdo» con Cs, el PP tuvo que doblegarse ante esa «primera renuncia». Asimismo, quiso recalcar que su Gobierno «no ha hecho nada distinto», sino que ha establecido estos tres meses de moratoria de multas «de manera abierta y expresa, no a escondidas, como Carmena». «Con ella había barra libre de entrada», ya que su equipo había dado la orden de no multar a los vehículos que entrasen en el área restringida. «No vamos a perpetuar un sistema fracasado sencillamente porque la izquierda pretenda conseguir en la calle lo que no obtuvo en las urnas», concluyó Almeida. La ex alcaldesa de Madrid aseguró ayer que espera que no exista «revanchismo» por parte del nuevo Gobierno local, y que el proyecto de Madrid Central se mantenga, ya que «la mayoría de los madrileños exigen un aire limpio». «Tienen que trabajar por el bien de la ciudadanía y la mayoría de los madrileños, cómo no, exigen un aire limpio» afirmó Carmena en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Ep. La ex alcaldesa etiquetó de «demócratas» a los miembros del nuevo equipo de Gobierno de la Alcaldía, aunque cree que deben tener más en cuenta los intereses de los ciudadanos de la capital. Asimismo, Carmena tachó de «tercermundista» el modelo de democracia del siglo XIX en el cual «llegaba una nueva administración y echaba todo por tierra y cambiaba a todas las personas». «Cuando uno llega a las instituciones hay que respetar lo hecho, es decir, naturalmente hay estructuras legales para que después se pueda transformar, se pueda modificar; pero en el marco de una estructura es absolutamente legal. Y parece que se ha olvidado», concluyó Carmena.