Atascados 24 horas

El Ayuntamiento ha diseñado un calendario de obras veraniegas para mejorar el pavimento que abarcan el día y la noche. El objetivo es no interrumpir el sueño de los vecinos, pero las quejas por los cortes de tráfico se han disparado. El Gobierno de Carmena rehabilitará 129 calles.

El Ayuntamiento ha diseñado un calendario de obras veraniegas para mejorar el pavimento que abarcan el día y la noche. El objetivo es no interrumpir el sueño de los vecinos, pero las quejas por los cortes de tráfico se han disparado. El Gobierno de Carmena rehabilitará 129 calles.

La operación asfalto no ha hecho más que empezar y ya está levantando ampollas. Después de varios años de crisis sin apenas inversión en mejorar el pavimento de las calles de la capital, el Gobierno de Manuela Carmena saca pecho estos días porque destinará una partida de 18 millones de euros para remodelar 129 calles. Una medida con la que el Ayuntamiento espera arreglar los socavones que «adornan» el firme de todo Madrid pero que está causando molestias imprevistas.

En la larga historia de la operación asfalto en Madrid –este año cumple 50 años– su horario siempre había sido nocturno, sin embargo, el Gobierno de Carmena ha introducido un calendario que abarca el día y la noche. Según explica el Ayuntamiento, esto se ha diseñado así para respetar el sueño de los madrileños, sin embargo, no se ha tenido en cuenta que, si por algo se hacía por la noche era para no convertir la ciudad en una ratonera durante el día. Y es que los trabajos de asfaltado que se han iniciado hace unos días en algunos puntos de la ciudad y que durarán hasta el mes de septiembre, están generando unos atascos impropios a finales de julio en Madrid, fecha en la que siempre se ha circulado sin apenas tráfico.

De las once calles en las que la Dirección General de Espacio Público y Obras del Ayuntamiento estaban ayer en obras para mejorar su asfalto, sólo en dos los trabajos se reservaron para la noche: Bailén (entre la plaza de San Francisco y la plaza de Oriente) y la avenida de Badajoz, en Ciudad Lineal. El resto, sufrieron cortes para hacer labores previas, fresado y asfaltado del pavimento a plena luz del día. En el caso de hoy, el porcentaje no mejora. El Ayuntamiento tiene marcado en su calendario de asfaltado doce vías que se verán afectadas por obras de pavimentación. De éstas, nueve se harán de día y sólo tres de noche.

Las quejas en las redes sociales no han hecho más que empezar. Un madrileño escribía ayer al mediodía: «Atasco innecesario patrocinado por @MADRID? hagan las obras como siempre: en agosto y por la noche».

En esta misma línea se expresaba hace unos días otro usuario de Twitter: «El atasco en Castellana igual que ayer. Ahora son dos los pasos trasversales con el asfalto levantado. A las 7:30 sin agentes movilidad». Otro afectado, Taysim91, también se quejaba: «Salimos del atasco. ¿A quién se le ocurre ponerse a asfaltar la entrada a Madrid? Ains estos madrileños...». La ususaria @maikaag también escribía hace una semana: «Enhorabuena a quien decidió asfaltar 200 mts de calle en la Av. Badajoz esq. Albacete en hora punta. Madrid siempre necesita otro atasco».

Las protestas

Pero los embotellamientos no se han limitado al día. El hecho de que en algunas calles se haya mantenido el calendario nocturno de obras está convirtiendo a Madrid en una ciudad con atascos las 24 horas. De hecho, este fin de semana pasado, el Ayuntamiento cortó los carriles centrales de la M-30 en varios kilómetros para realizar el asfaltado del primer tramo de los 44 que tiene previsto acometer este verano y que sumarán 326.907 metros cuadrados. La circulación se desvió a los laterales, pero eso no evitó las filas de coches parados en plena noche, lo que también dejó críticas en las redes. Covita13 escibía el domingo por la noche: «Y Madrid para variar recibiéndonos los domingos de madrugada con los brazos abiertos. Atasco en la M-30 por estupenda obra. Illuminati».

Las obras costarán 18 millones (tres veces más que la última operación, del año 2014) y en ellas se utilizarán cerca de 125.000 toneladas de mezclas asfálticas para renovar una superficie de 1,1 millones de metros cuadrados

Carriles bici y bus

Entre las actuaciones más destacables se encuentran calles tan principales como Embajadores, Ferrocarril, Menéndez Pelayo, los carriles bus de Príncipe de Vergara, Joaquín Costa, María de Molina, Agustín de Foxá, Monforte de Lemos, Sinesio Delgado, avenida de Badajoz, avenida de Córdoba, avenida de San Luis, Gran Vía de Hortaleza, Alcalá, Avenida del Partenón, avenida de los Poblados, Antonio López, avenida de Moratalaz, avenida de la Albufera, Arroyo Fontarrón, Alcocer o la avenida del Cardenal Herrera Oria. Y es que las obras de asfaltado no son las únicas que afectan ahora mismo a las calzadas madrileñas. Carmena está llevando a cabo una auténtica remodelación de la movilidad madrileña que consiste en términos generales en la introducción de carriles bus y carriles bici en muchas de las vías y la ampliación de aceras en otras tantas, con la consiguiente reducción de carriles para el tráfico rodado. Es por ello que calles como la avenida de Oporto de Carabanchel o la calle Alcalá en su último tramo, están ahora mismo en obras para reducir carriles y además están sufriendo una mayor afluencia de tráfico debido al aumento de autobuses de la EMT que están cubriendo el recorrido de la línea 5 de Metro cortada durante todo el verano para ser rehabilitada. En los próximos meses le tocará el turno a algunas de las arterias más transitadas de la ciudad, como la Gran Vía o la calle Atocha, en las que Carmena ya ha planeado una reducción de carriles, para introducir un carril segregado de bicicleta y ampliar aceras.