Política

Botella resume su etapa en el Gobierno como la de las «promesas cumplidas»

Asegura que el empleo es su mayor reto como alcaldesa de Madrid

Ana Botella ayer, tras la Junta de Gobierno de la capital, órgano que ha presidido en 104 ocasiones
Ana Botella ayer, tras la Junta de Gobierno de la capital, órgano que ha presidido en 104 ocasiones

Hoy se cumplen dos años desde que Ana Botella está al frente del Ayuntamiento de Madrid y, ayer, la alcaldesa aprovechó la rueda de prensa posterior a la última Junta de Gobierno del año para hacer balance de este periodo. Un tiempo en el que Botella aseguró que ha tenido que «hacer más con menos, suprimiendo las barreras fiscales y burocráticas y tendiendo puentes a empresas de inversión y fomentando la colaboración público-privada para crear un entorno favorable a la creación de empleo». La regidora, que en este periodo ha adoptado más de 1.700 acuerdos junto a su equipo, resumió este tiempo como el de las «promesas cumplidas». Pero Botella no quiso obviar uno de los mayores problemas a los que se enfrenta su Gobierno: «Mi compromiso es seguir gobernando para los que han perdido su trabajo, los excluidos, los mayores que viven solos», dijo. «Gobernar en épocas de crecimiento nada tiene que ver con los rigores que la crisis impone, y mi responsabilidad ha marcado una gestión basada en la austeridad, en ordenar las cuentas reduciendo la deuda», explicó, para añadir que su «mayor desafío político y social» y la «principal preocupación» del Ejecutivo de la capital es la recuperación del Empleo.

Con la idea «no se puede gastar más de lo que se ingresa» clara en sus políticas, la regidora madrileña recordó algunas de las medidas que ha adoptado estos dos años, como el Plan de Ajuste que ha logrado a las cuentas municipales alcanzar la estabilidad financiera no superando el 3% de PIB y logrando su superávit del 0,7%. También en el plano económico Botella recordó el plan de rebaja de impuestos, el de bonificaciones o la creación de la primera zona franca urbana de España, el Madrid Tax Free, bases en las que Madrid pretende apuntalar su crecimiento económico. Así, en declaraciones recogidas por Ep, detalló que hasta septiembre se habían creado en la ciudad 12.150 empresas, un 7,4 por ciento más que el año pasado y un 13 por ciento más que en todo el país. Tampoco se ha olvidado de la nueva ordenanza que permite abrir más negocios con una declaración responsable.

Durante su mandato la capital también ha abordado el nuevo Plan General de Urbanismo que pretende un uso más liberalizado del suelo, que pretende «quitar corsés para un futuro más próspero en una ciudad más cohesionada».

También destacó la puesta en marcha de la M-10 –10,3 kilómetros de ciclo-calles– la renovación del 22% de la flota del sector del taxi y que el 89,7% de la de autobuses urbanos que circulan por la zona de bajas emisiones son limpios. No se olvidó la regidora en su repaso de fin de año de los cinco contratos integrales que ahorran a los madrileños casi 115 millones de euros al año.

«Mi Gobierno ha puesto en uso más de 300.000 metros cuadrados de centros culturales como Centro Cibeles, MediaLab Prado, Conde Duque y Matadero y tres nuevas bibliotecas forman ya parte de la vida de los madrileños», aseguró la regidora sobre un ámbito en el que, dijo, «competimos internacionalmente con las grandes capitales del mundo» porque «hemos demostrado que la cultura es patrimonio de todos y que se puede hacer más con menos medios».