Botella saca músculo en el primer Pleno sin Villanueva

La alcaldesa protagonizó con Lissavetzky un duro rifirrafe a cuenta de sus respectivos «números dos» y la cifras del paro en la capital

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el Pleno municipal de ayer
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el Pleno municipal de ayer

La alcaldesa de la capital, Ana Botella, demostró ayer que no le hace falta ningún vicealcalde para pelear sus políticas en el Pleno municipal. Los concejales de la oposición, y también algunos de la bancada del Gobierno, se quedaron con la boca abierta ayer al escuchar a la regidora una de las réplicas más duras que se han escuchado en el parlamento madrileño, al discurso que minutos antes había pronunciado el portavoz del PSOE, Jaime Lissavetzky.

Botella respondió al socialista, que había denunciado que desapareciesen las palabras «empleo» y «participación ciudadana» de las área de Gobierno municipales, que le dejaba «pasmada» que se atreviese a hablar de empleo «porque los socialistas han sido siempre una fábrica de desempleados». Ante los abucheos de la bancada socialista y del propio Lissavetzky que le reclamaba que fuese «al grano», la alcaldesa señaló la mala educación del portavoz del PSOE al interrumpir su intervención.

En su discurso, de apenas 6 minutos, la alcaldesa también replicó con contundencia las acusaciones de «improvisación y falta de planificación» que hizo el portavoz de UPyD, David Ortega, que señaló que en un año y medio ha habido 3 Gobiernos municipales. Al respecto, el portavoz de IU, Ángel Pérez, bromeó con la idea de llamar al ex consejero de Sanidad, Juan José Güemes, «quien puede sacar a concurso el Gobierno en dos o tres meses», a la vez que afirmaba que no le importaban la organización del Gobierno municipal «siempre que nos diga si su prioridad es la deuda y los servicios público o la deuda y las privatizaciones».

Al respecto, la alcaldesa no dudó en recordar que el presupuesto de 2013 es similar al que se gestionó en 2005, pero para muchas más infraestructuras y servicios. «Cualquiera de las remodelaciones que llevamos acometiendo desde 2008 va en esa dirección, en ir disminuyendo órganos directivos y eventuales», aseguró Botella que recordó a los concejales de UPyD e IU que precisamente están recortando en directivos, que es «su petición desde hace tanto tiempo».

Pero sin duda el momento más tenso del Pleno «exprés», puesto que apenas duró 40 minutos, fue la contestación de la regidora al turno de réplica de Lissavetzky. El portavoz del PSOE acusó a Botella de «falta de inteligencia» por hacer cerrado la comisión de investigación del Madrid Arena» y de querer «bunkerizarse» y de aplicar el «austericidio», cuando lo que Madrid necesita es alguien con liderazgo y capacidad de gestión «que le faltan a la regidora». «Esa pasmada ha querido zanjar en tres minutos de debate esta crisis. No ha reconocido que todo esto viene derivado de lo que ocurrió en el Madrid Arena», afirmó minutos después de salir del Pleno. Botella respondió a Lissavetzky que «la competencia de cambiar el Gobierno es mía, porque me la otorga la legislación y usted, señor Lissavetzky, ni siquiera puede decidir quién se sienta a su lado», en referencia a las tensiones que el portavoz del PSOE tuvo con el líder del PSM, Tomás Gómez, al elaborar las listas electorales.

Ahorro en energía y agua en los colegios

El Ayuntamiento de Madrid pretende ahorrar en los próximos cinco años hasta un 20% en el consumo energético de los colegios y un 22% en el agua, como destacó ayer la alcaldesa, Ana Botella, que asistió a la presentación de la Fundación OndaBlue, entre cuyos objetivos está sensibilizar a los escolares sobre el consumo de agua. «La educación ambiental forma personas respetuosas con sus iguales y con su entorno», afirmó la regidora y explicó que el consistorio madrileño implantó en 2012 la contratación de servicios energéticos y de agua en relación con el suministro y mantenimiento de edificios e instalaciones en 12 colegios públicos de Infantil y Primaria. «Durante este año 2013 llevaremos esta iniciativa a 28 centros más», anunció. El objetivo es ahorrar en cinco años un 20% del consumo energético de estos centros y hasta un 2% de agua, según las características de cada escuela y del estado inicial de sus instalaciones.