Carmena comenzará en mayo el cambio de placas en 52 calles

El Ayuntamiento aprueba el dictamen del Comisionado de la Memoria y anuncia, sin cifras, ayudas a los 70.000 madrileños a los que afectará el cambio de nomenclatura.

Mauricio Valiente, junto a Carmena, defendió ayer en el Pleno el informe del Comisionado de la Memoria Histórica
Mauricio Valiente, junto a Carmena, defendió ayer en el Pleno el informe del Comisionado de la Memoria Histórica

El Ayuntamiento aprueba el dictamen del Comisionado de la Memoria y anuncia, sin cifras, ayudas a los 70.000 madrileños a los que afectará el cambio de nomenclatura.

En los próximo días, cuando entre el mes de mayo, se iniciará el cambio de placas en las 52 calles de la capital que van a modificar su denominación en cumplimiento con el artículo 15 de la la Ley de Memoria Histórica. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid dio luz verde ayer (con los votos a favor de Ahora Madrid, PSOE y Cs, y la abstención del PP) al dictamen final que el Comisionado dirigido por Paca Sauquillo ha elaborado con recomendaciones para eliminar todo rastro del franquismo del callejero de la ciudad. La semana que viene será la Junta de Gobierno que preside Manuela Carmena la que concluya el proceso que encargó a Sauquillo, hace estos días justo un año, al proceder a la aprobación final del documento.

Durante la sesión, el tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, al que le tocó defender ante los concejales el documento, informó de que, junto con la orden de ejecución para renombrar las 52 calles, el Gobierno municipal va a abrir una línea de ayudas económicas. Una partida presupuestaria para que los 50.000 vecinos y 2.000 comerciantes a los que afectará el cambio de nomenclatura hagan frente a los gastos de, por ejemplo, modificaciones en rótulos, documentación o tarjetas, sobre la que, sin embargo, Valiente no ofreció cifras concretas. «Hemos previsto suficiente importe para atender todas las reclamaciones en una partida ya aprobada», aseguró.

Dos casos, recurridos

De esta forma, en las próximas semanas desaparecerán del mapa de la capital las plazas del Caudillo y Arriba España. También las que homenajean a los Caídos de la División Azul y a Millán Astray, cuyos cambios están recurridos en los tribunales por asociaciones de familiares de los combatientes y ex legionarios.

«No hay maniqueismo ni indiferencia» porque «no pueden estar al mismo nivel el general Yagüe y Marcelino Camacho, aseguró durante el debate el edil de Ahora Madrid, para quien «cada día» que pasa sin retirar del callejero las referencias al franquismo es una «losa» que cae sobre la memoria, informó Europa Press. Asimismo Valiente defendió la independencia del Comisionado, integrado por vocales vecinos de todas las formaciones políticas, y argumentó –como muestra de el dictamen del Comisionado de Sauquillo no es «informe del Gobierno»– que las alegaciones que ha presentado la Junta de Chamartín, que él preside, no han sido incorporadas al documento que aprobó ayer el Pleno.

Por su parte, el portavoz de Cultura del PP, Pedro Corral, aseguró que los cambios en el callejero se han realizado «en los peores términos del sectarismo e ignorancia histórica». «La Ley de Memoria Histórica ha estigmatizado. Ha abierto el “ellos y el nosotros”, ha rescatado la consignas partidistas, ha mutilado la verdad histórica, para trasmitir falsa idealización... ha contribuido a clasificar a vivos y muertos bajo el más absoluto de los maniqueísmos, los republicanos todos buenos y nacionales malos», añadió el concejal popular en su intervención.

Durante su turno de palabra, la edil del PSOE Mar Espinar instó, en unas palabras dirigidas a la bancada popular, a dejar de lado las diferencias ideológicas, porque los cambios en el callejero «no son revanchistas» sino una cuestión «de justicia». Así, explicó que los socialistas también presentaron alegaciones que no han sido tenidas en cuenta por el Comisionado de la Memoria Histórica, como renombrar a una calle «Humor de Gila».