Carmena decapita Canalejas

La alcaldesa obliga a reducir a OHL su complejo hotelero y comercial y a mantener la altura de las fachadas originales. La obra, que paralizará la Justicia inminentemente por «daños al Patrimonio», sufrirá un nuevo retraso hasta 2018

La alcaldesa obliga a reducir a OHL su complejo hotelero y comercial y a mantener la altura de las fachadas originales. La obra, que paralizará la Justicia inminentemente por «daños al Patrimonio», sufrirá un nuevo retraso hasta 2018

Con la sartén por el mango, el equipo de Manuela Carmena sabía que OHL no tenía otra opción que acatar sus deseos y transformar el complejo de Canalejas bajo la tutela de Ahora Madrid. Pendientes de las licencias de obras para continuar con el proyecto que pasan por el beneplácito de Cibeles, la constructora de Villar Mir ha aceptado un acuerdo en el que se reduce el tamaño del inmueble resultante de la reforma de los números 6 al 14 de la calle Alcalá y el número 1 de la plaza de Canalejas, vacíos ahora por dentro –puesto que sólo estaba protegida la fachada– salvo la primera crujía de la antigua sede del Banco Central Hispano en la esquina entre Alcalá y la calle Sevilla, declarada Bien de Interés Cultural.

Mediante un acuerdo entre el Ayuntamiento, pilotado por el Área de Urbanismo que dirige José Manuel Calvo, la Comunidad de Madrid y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, tanto Villar Mir como el Estudio Lamela, responsables del diseño de Canalejas, retranquearán –modificarán– la parte más alta de las fachadas de forma que, desde el exterior, se distinga perfectamente qué edificios independientes formaban el complejo. «Se reduce el impacto visual y se logra que cada edificio guarde su propia identidad», explicó la directora general de Patrimonio de la Comunidad, Paloma Sobrini.

Esto supondrá que OHL perderá espacio de la superficie comercial y por tanto volumen de negocio, metros cuadrados para las habitaciones del hotel de lujo Four Seasons y tendrá que reducir el número de apartamentos de lujo asociados a la infraestructura hotelera. Además, retrasará su apertura hasta 2018.

En definitiva, en el acuerdo OHL perderá dinero y así lo reconoció ayer el director general del proyecto, Francisco Meliá, que explicó que ahora tienen que rehacer el proyecto para estudiar cómo distribuyen la reducción de edificabilidad de forma que la rentabilidad de la obra no se reduzca tanto. Así, y en virtud también del acuerdo firmado con el consistorio, se ampliará el «lobby» para que las «partes nobles» del hotel y la zona comercial sean más representativas del entorno urbano. Igualmente, habrá diferencias sutiles, en los colores o tapizados, para distinguir los diversos inmuebles sobre los que se levanta el complejo.

Esto obligará a reducir la zona de trabajo del hotel, que se restará a la galería comercial. También tendrán que equilibrar la disminución del número de habitaciones de hotel previstas –de 215 a 205– y de los apartamentos de lujo previstos –de 35 a 22–, para que el impacto no sea tan fuerte en las cuentas de la operación. «Hay que tener en cuenta que se trata de una inversión de 500 millones de euros, que generará 5.000 empleos directos y supondrá, además de la revitalización de la zona, aproximadamente 40 millones de euros para el Ayuntamiento en impuestos», recordó Meliá, que confirmó el compromiso de la cadena Four Seasons para seguir adelante con el proyecto del hotel pese a la reducción de espacio.

Además, parece que las consecuencias de la modificación del complejo Canalejas han sido más que bien recibidas por los mercados, puesto que OHL logró la mayor subida del Ibex 35 en la jornada de ayer al revalorizarse un 3,66%, mientras que los derechos de la ampliación de capital de OHL protagonizaron una subida del 16,6%. Asimismo, la constructora de Villar Mir logró la tercera mayor subida del parqué, cerrando en 8,5 euros por acción.

Al respecto, el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, insistió en que el Gobierno de Ahora Madrid tan sólo quería evaluar, analizar y revisar las grandes y pequeñas operaciones, para actuar como elemento de corrección que, en este caso, se ha aplicado al diseño del inmueble para que se armonice mejor con el entorno. En concreto, se ha acordado modificar el proyecto inicial reduciendo lo construido sobre cornisa y, por tanto, la volumetría total del conjunto edificado. El proyecto anterior preveía incrementar hasta tres plantas sobre las cornisas originales de los seis inmuebles que forman el complejo, quedando toda la fachada a la misma altura, cuestión que ahora se elimina, manteniendo una estructura que preserva la identidad de los mismos.

Cuestión aparte son, como señaló Calvo, los procesos judiciales que afectan al complejo, tanto por cuestiones de propiedad como por los daños al patrimonio que el propio Ayuntamiento de Madrid denunció a primeros de año y que supusieron la paralización de las obras. Según explicó la directora de Patrimonio, OHL debía salvaguardar la primera crujía del edificio declarado BIC y este proceso «complejísimo» cuenta también con la dificultad de distinguir qué elementos forman parte de la crujía y cuáles no. «Las crujías están ahí», aseguró Sobrini, que detalló que se abrió un expediente para determinar si se había producido una irregularidad susceptible de sanción.

Sin embargo, el expediente de la Comunidad de Madrid quedó paralizado en el momento en que actuó la Fiscalía, que investiga los daños al patrimonio histórico y que, según adelantó «El País», supondrán una paralización inmediata de la obra hasta que la Justicia resuelva la multa pertinente y la subsanación de los daños señalados. Esto añadirá un plazo indeterminado de tiempo a la fecha de apertura del complejo que, según explicó el director del proyecto de OHL, se retrasará seis meses por la reorganización a la que obliga el acuerdo con el Ayuntamiento que reduce la edificabilidad. De este modo, la inauguración prevista para finales de 2017 no tendrá lugar hasta el primer semestre de 2018. Respecto a la licencia de obra para la fase 2 que debe otorgar el Ayuntamiento, Calvo señaló que si todo está en orden no habrá obstáculos para ello, si bien matizó que están a la espera de la resolución judicial, que sería un condicionante para su concesión.