Carmena pone al hijo de una vocal de Ahora Madrid a dirigir Calle 30

Samuel Romero nuevo consejero delegado de Calle 30
Samuel Romero nuevo consejero delegado de Calle 30

De la facultad a la dirección de la empresa que gestiona la M-30 en menos de cuatro años. El pasado miércoles el Ayuntamiento de Madrid nombraba al ingeniero Samuel Romero nuevo consejero apoderado de la empresa municipal mixta encargada de obras y mantenimiento en la vía de circunvalación de la capital. Una elección de la que se destacaría la fulgurante carrera de Romero (que inició sus estudios de Caminos, Canales y Puertos en 2005 y los concluyó hace tres años y medio) si no fuera porque el joven –tiene 28 años– es hijo de Rosa Aporta Robles.

Aporta es técnico de selección de Ferrovial Agroman, sociedad que participa desde 2005 en el accionariado de Madrid Calle 30 y, en las pasadas municipales, concurrió a las primarias de Ahora Madrid en la lista de «A por ellos Madrid» (que lideraba Mauricio Valiente, ex diputado de Izquierda Unida y, en la actualidad, tercer teniente de alcalde de la capital). En concreto, la madre del máximo dirigente de la empresa mixta se presentó como candidata en el distrito de Vicálvaro y ahora es la cuarta vocal vecina de Ahora Madrid en este distrito que preside el concejal de Economía y Hacienda del equipo de Carmena, Manuel Sánchez Mato.

«No era el primero de la promoción ni mucho menos», aseguran desde el entorno del flamante consejero apoderado de Calle 30 indignados porque «los que buscan el cambio sigan enchufando en puestos públicos a amigos, conocidos y gente del partido. Seguimos en las mismas que con el gobierno anterior», denuncian.

Samuel Romero «cuenta con experiencia en gestión y como ingeniero especialista en cimientos y estructuras para diversas empresas. Hasta el momento desarrollaba desde Londres labores de responsabilidad en el mantenimiento, la modificación y la mejora de carreteras e infraestructuras, y el diseño de nuevas vías», informaron desde el Ayuntamiento de Madrid. Concretamente cuatro años de experiencia laboral en Aecom y en la que trabajó en Reino Unido– y WSP (en ambas empresas según las mismas fuentes el candidato estaba bien considerado). Ahora, como consejero apoderado de Calle 30, percibe un sueldo de 92.698 euros anuales brutos, según el presupuesto del Consistorio de la capital. Cifra, informó ayer Ahora Madrid en un comunicado, que se quedará en 30.000 euros «en virtud del código ético» de la formación. Las mismas fuentes denunciaron que entre los compañeros de promoción del nuevo alto cargo del Ayuntamiento «era sabido que su madre era técnica de recursos humanos de Ferrovial y los amigos de Samuel acababan mágicamente colocados en becas y puestos de Ferrovial».

«El nuevo consejero delegado impulsará mejoras en la gestión de una infraestructura muy compleja pero vital para la movilidad en la ciudad de Madrid», explicó el Ejecutivo de Ahora Madrid a través de un comunicado en el que daba cuenta del nombramiento el pasado día 20. La designación de Romero, que salió adelante en la reunión que el Consejo de Administración de esta sociedad que cuenta con 13 empleados, contó con los votos a favor de los cinco miembros del mismo vinculados a Ahora Madrid y los votos en contra de los concejales de PP, PSOE y Ciudadanos presentes en este órgano. Preguntados a este respecto fuentes populares explicaron ayer que su concejal en Calle 30, Álvaro González, votó en contra porque, aunque el ascenso de Romero estaba contemplado en el órden del día, «no se aportaron ni el currículo ni ningún dato adicional sobre el candidato». Lo mismo sucedió con los otros dos representantes de formaciones en la oposición del Ayuntamiento de Madrid. «Chema Dávila votó en contra porque no tenía ninguna información sobre Samuel Romero, ni a favor, ni en contra», aseguró un portavoz de los socialistas. El Grupo Municipal de Ciudadanos en la capital acusó ayer, por su parte, a Ahora Madrid de «nepotismo y oscuridad» por la elección de este ingeniero hijo de una militante de Podemos, informó Europa Press. «Planteaban un código ético que no iba a fraguar redes clientelares y, sin embargo, están haciendo más de lo mismo», añadió la edil de C´s Silvia Saavedra.

La excusa de Ahora Madrid

«Nos parece inaudito que se haga un escándalo de que los cargos de confianza sean militantes o afines de organizaciones que participan en la plataforma ciudadana que gobierna, teniendo en cuenta que pasa así en todos los gobiernos –añadieron desde Ahora Madrid a través de un comunicado a raíz de esta información–. Es lo que tienen los cargos de confianza, que la confianza surge en aquellos lugares donde te mueves y con las personas con las que tratas. Hay quien la desarrolla yendo a asambleas, hay quien la encuentra entre canapés en el palco del Real Madrid o en la boda Agag-Aznar», arremetieron contra las críticas de la oposición.

La única fuente de ingresos de esta entidad es el Ayuntamiento de Madrid, que posee un 80% de la sociedad y asume en exclusiva el pago de tasas, dividendos y costes de mantenimiento de la vía con una transferencia anual superior a los 140 millones de euros. «El esquema mercantil adoptado es extremadamente oneroso para las arcas públicas. Desde 2005, la sociedad ha desembolsado más de 502 millones de euros de los que una parte sustancial son impuestos y dividendos», manifestaba el Ejecutivo de Ahora Madrid el citado comunicado. Madrid Calle 30 se creó en 2004 como sociedad de gestión directa, pero un año más tarde pasó a un modelo de gestión indirecta a través de una sociedad de economía mixta.