Cifuentes abandonará «cuanto antes» su acta como diputada en Madrid

Sopesa acudir a votar la investidura si el elegido es Garrido, o darse de baja incluso esta semana

Sopesa acudir a votar la investidura si el elegido es Garrido, o darse de baja incluso esta semana.

La presidencia de la Comunidad de Madrid, la presidencia del PP madrileño... y ahora también Cristina Cifuentes quiere dejar su acta de diputada en la Asamblea de Madrid tras el «caso máster» y el «escándalo del supermercado» que la hizo vivir los momentos más convulsos de su carrera política.

El pasado 25 de abril comunicó a la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, que tras su renuncia a la presidencia regional pretendía continuar como diputada con «dedicación exclusiva». Sin embargo, ahora Cifuentes quiere dejar su escaño «cuanto antes», según fuentes del PP madrileño. Dos escenarios podrían plantearse: el primero, que fuera a votar a la investidura del nuevo presidente regional, en el hipotético caso de que fuera nombrado su hasta hace poco número dos y ahora presidente en funciones, Ángel Garrido, con el objetivo de que saliera adelante el nombramiento, ya que su voto es imprescindible en una Asamblea en la que el PP no cuenta con mayoría absoluta. Sólo después abandonaría el escaño.

El segundo escenario es que Génova nombrara hoy mismo otro candidato para pilotar Madrid y Cifuentes dejara su acta de diputada esta misma semana. En este caso, daría tiempo suficiente para que ocupara su escaño el siguiente en la lista, que sería Federico Jiménez de Parga, que actualmente trabaja en un consorcio urbanístico, con lo que, de no ocupar el escaño, la siguiente en la lista sería Lucía Fernández, la portavoz del PP en San Sebastián de los Reyes.

La incógnita de quién será el futuro presidente se despejará hoy mismo, cuando está programado que se reúna el Comité Electoral Nacional del PP para aprobar la designación del candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que saldrá de los 47 diputados del PP. Se trata de un paso importante en la medida en que el nombramiento servirá para desbloquear la actual situación política y para que los populares puedan pasar página mientras Génova decide quién es el futuro candidato a las elecciones de 2019. Nueve meses en los que el nuevo presidente madrileño tendrá que tomar las riendas de una Administración que, a estas alturas de la legislatura, ya marcha sola con un Plan de Inversión Regional aprobado y teniendo en cuenta que la ejecución de prácticamente todo lo que queda es automática.

Así, queda pendiente de rematar la rebaja de impuestos a los madrileños que anunció Cifuentes; el plan de inversión de mil millones para mejorar los hospitales públicos; la reforma integral de La Paz; la reforma de la Gran Vía, de la estación subterránea de metro y su conexión con Sol o el plan de residencias para multiplicar el número de asistentes y mejorar todas las instalaciones. Pendiente está también aprobar la Ley del Suelo, en trámite en la Asamblea, el reglamento de la ley de sacrificio cero o el Plan de inversión Regional con 700 millones de euros.

De ahí que haya quien piense que más que importancia a nivel de gestión, lo que sí podrá hacer el nuevo presidente es alumbrar un perfil político en ocho meses por la mayor presencia pública que pueda tener teniendo en cuenta que hereda un partido dañado y que irrumpe en la arena política con un escenario electoral prácticamente lanzado.

Hasta ahora, el actual presidente en funciones, Ángel Garrido, ha sonado como el «sucesor natural» de Cifuentes por su amplio conocimiento de la Administración regional al haber sido consejero de Presidencia y portavoz. Ayer dijo que no se ve como «caballo ganador», pese a que todas las quinielas le señalan.

Cualquier otro candidato tendría que ponerse al día para poco más de nueve meses de gestión.

El elegido contará con el apoyo de Ciudadanos, según ha anunciado su portavoz, Ignacio Aguado. «Nosotros buscamos la estabilidad de la Comunidad y lo que pedimos es un candidato limpio para que ejerza de presidente interino», dijo.

La presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, inicia hoy una ronda de contacto con los grupos. El primero en ser recibido será el portavoz del Grupo Popular, Enrique Ossorio, mientras que, sobre las 18:30, será el turno del portavoz del PSOE-M, Ángel Gabilondo. Ya el martes, Adrados se reunirá con la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta y con el de Ciudadanos, Ignacio Aguado. Sin embargo, según marca el reglamento de la Cámara, el Pleno de investidura, que durará dos días, tiene que celebrarse entre el tercer y el séptimo día siguiente a la formalización de la propuesta de un candidato. De ahí que si se cumple estrictamente el reglamento, lo lógico es que la investidura se produjera en la semana de San Isidro, concretamente el 16 y 17 de mayo.