Cifuentes estudia expulsar a los miembros de bandas latinas

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Latin Kings, Ñetas y por último, el pasado mes de febrero, Dominican Don't Play (DDP) han sido declaradas bandas ilegales por el Tribunal Supremo. Aunque no tan relevante como hace casi una década, cuando irrumpieron de forma radical y comenzaron a protagonizar asesinatos y multitudinarias reyertas por las calles de Madrid, las bandas latinas siguen presentes en la radiografía delincuencial madrileña. De hecho, últimamente han vuelto «de forma puntual», según fuentes policiales, al haber surgido enfrentamientos entre DDP y Trinitarios, unas reyertas que se han saldado con más de medio centenar de detenidos en los últimos meses. De ahí la preocupación de la delegada del Gobierno en Madrid y su nueva propuesta de impulsar, siempre en base a la legalidad vigente, los trámites para revocar la residencia y las órdenes de expulsión del país a aquellos miembros de bandas latinas que no tengan la nacionalidad española. Así lo anunció ayer Cristina Cifuentes en un desayuno informativo. La delegada insistió en que se aplicará únicamente a los delincuentes de estas organizaciones criminales y «en aplicación de las leyes orgánicas sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y de Protección de Seguridad Ciudadana» con el objetivo de complicar la continuidad de estas bandas en la región. No obstante, la delegada se mostró satisfecha con los datos que reflejan el trabajo policial contra estas bandas: 433 detenidos en relación con estos grupos desde 2012.

Algunos expertos, sin embargo, dudaban de la efectividad de esta iniciativa porque la mayoría de los pertenecientes a bandas latinas son de origen dominicano pero con nacionalidad española ya que muchos han nacido aquí. Y es que una de las principales características de estas bandas es que sus «peones» son niños muy jóvenes, en muchas ocasiones menores de 14 años. Otros dudaban de la posible discriminación con otro tipo de bandas criminales con distintos menesteres que los latinos o incluso grupos organizados de nacionalidad española como algunas bandas de aluniceros.

Las principales reyertas entre miembros de bandas latinas vienen por la conquista de barrios o la presencia de miembros rivales en zona enemiga. No dudan en utilizar bates, armas blancas y de fuego a la hora de enfrentarse. Otro de los retos que se marcó ayer Cifuentes es mejorar las dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De esta forma, solicitó nuevas instalaciones en el centro de Madrid, «a ser posible cerca de la Puerta del Sol». La delegada también señaló ayer como otro reto incrementar los programas de carácter preventivo «para evitar la progresión de nuevas conductas antisociales, que incurren incluso en tipologías delictivas». «Vamos a hacer un plan específico para prevenir el racismo en el deporte, en colaboración con la Liga de Fútbol Profesional y los colegios», adelantó. Cifuentes también habló de la lucha contra los ciberdelitos. «Nuestra postura es de tolerancia cero con el uso delictivo en las redes sociales, lo que se ha traducido en un incremento del 40 por ciento en las operaciones relacionadas con la investigación tecnológica desde 2012», apuntó.